Margarita Robles este jueves durante la presentación del libro '40 años de participación activa de España en la OTAN'. / EP

Robles, a los ministros de Podemos: no están invitados a la cumbre de la OTAN

Señala que solo acudirán el presidente, el ministro de Exteriores y ella, y asegura que las opiniones de los morados «no representan al Gobierno»

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

En pleno debate por la asistencia o no de los ministros de Unidas Podemos a la cumbre de la OTAN de Madrid, la titular de Defensa, Margarita Robles, aclaró este jueves que a la cita y a los grupos de trabajo que se desarrollarán los días 29 y 30 de junio solo están invitados el presidente del Gobierno, el ministro de Asuntos Exteriores y ella misma. «Es lo habitual en estos eventos, donde el contenido de las reuniones son secretas», zanjó intentando mantener la flema, aunque molesta con la posición de sus socios de coalición.

La titular de Defensa, que ya se ha enzarzado públicamente en otras ocasiones con la secretaria general de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, se había mantenido en segundo plano en el rifirrafe que mantienen socialistas y morados a cuenta de la cumbre madrileña. Hasta este jueves. Durante la presentación del libro '40 años de España en las misiones de la Alianza Atlántica', Robles aclaró que «cualquier ministro será bienvenido a los eventos paralelos» y protocolarios que se desarrollen esos días. Pero reiteró que a la cumbre, no.

Lo hace un día después de que Belarra desdeñara el evento por su carácter militarista y confirmara que no asistirá al mismo. Un hecho que no han llegado a concretar ni la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, ni el ministro de Consumo, Alberto Garzón, que no han compartido el tono crítico de su compañera de confluencia después de que ningún miembro de Unidas Podemos acudiera el lunes al acto solemne que conmemoró los 40 años de la adhesión de España a la Alianza Atlántica en el Teatro Real -Díaz alegó que tenía una revisión médica-.

Robles no cree, en cambio, que estas divergencias hayan resultado negativas para la imagen de España en el exterior y atribuye las críticas de los morados a «opiniones particulares que no representa al Gobierno». Como en otros choques a consecuencia de asuntos relacionados con política exterior, como el giro de Sánchez respecto a la autonomía del Sáhara Occidental, la ministra de Defensa recordó que el timón de la acción diplomática corresponde al presidente. «Llevamos 40 años en la OTAN, cuando algunas fuerzas políticas ni siquiera existían. En este momento tenemos misiones en Letonia, Lituania y en el Mediterráneo. España es muy apreciado con su compromiso y estamos convencidos de que esta cumbre va a ser un éxito», aseguró.

«Democracias consolidadas»

Robles explicó durante la rueda de prensa que no tenía intención de referirse en sus respuestas «a nadie en concreto». Pero lo cierto es que fue hilando poco a poco en sus réplicas un argumentario contrario al que ha estado tejiendo Podemos desde el inicio de la semana. Punto por punto. En contestación a los ministros que ponen en duda el carácter democrático de la Alianza y de los países que pertenecen a ella, la ministra recordó que en la cumbre de Madrid se tratará la incorporación de dos nuevos socios, Suecia y Finlandia, «de los que nadie duda que son democracias consolidadas que ahora buscan seguridad en la OTAN».

En la misma línea que Sánchez, que el lunes señaló que «la guerra de Ucrania ha abierto los ojos a la sociedad española» para justificar un incremento del gasto militar, Robles remató con que «la OTAN es hoy más necesaria que nunca».