El expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa que ha ofrecido a los medios tras el anuncio de su fichaje por el despacho de abogados Martínez Echevarría. / EP

Albert Rivera rompe con Martínez-Echevarría bajo acusaciones mutuas de incumplimientos

El bufete malagueño considera que la aportación del exdirigente de Ciudadanos ha sido nula

HÉCTOR BARBOTTA Sevilla

El primer destino profesional de Albert Rivera tras abandonar la vida política ha acabado de la peor manera posible. El expresidente de Ciudadanos y quien fuera su número dos en el partido, José Manuel Villegas, han anunciado que abandonan el bufete de abogados Martínez-Echevarría, al que el primero se incorporó hace dos años como presidente ejecutivo con el objetivo de dirigir la expansión del despacho.

La ruptura se ha producido en malos términos y con acusaciones mutuas de incumplimientos. Mientras que los exdirigentes de Ciudadanos han asegurado que se marchan por reiterados incumplimientos contractuales y que desde su llegada la facturación del bufete ha crecido, desde el despacho de abogados con origen en Málaga aseguran que Rivera, que se incorporó con la expectativa de dirigir un plan de expansión nacional del bufete, no ha hecho ninguna aportación a la empresa y su implicación con el proyecto ha sido nula.

Pese a ello, fuentes de Martínez-Echevarría sostienen que la constante respuesta del despacho ha sido de condescendencia y ayuda constante para revertir la situación, por lo que se muestran sorprendidas por la inesperada salida del exdirigente naranja.

En declaraciones a Europa Press, Rivera y Villegas aseguraron que no van a regresar a la política y que van a iniciar un nuevo proyecto vinculado al mundo jurídico. Desde Martínez-Echevarría sostienen que camuflar su dimisión como una resolución por incumplimiento es una exigencia del nuevo destino profesional de ambos. A Rivera le quedaban aún tres años más de contrato. «La decepción por nuestra parte es absoluta», aseguran en el bufete, donde adelantan que tras la salida de ambos no será necesario hacer cambios.

El despacho Martínez-Echevarría actualmente cuenta con 120 profesionales y tiene entre sus socios al fundador, Rafael Martínez-Echevarría, y a los magistrados en excedencia Antonio Torrecillas y Jorge Muñoz.

Fue fundado en 1983 y aunque cuenta con oficina en Madrid, tiene mayor peso en Andalucía, donde dispone de sedes en Málaga, Marbella, Estepona, Fuengirola, Manilva, Sotogrande, Sevilla, Granada, Córdoba y Almería.

El despacho también tiene presencia en siete ciudades portuguesas, entre ellas Oporto y Estoril, y en Turquía, Rumanía y Bulgaria.