Pablo Casado y Santiago Abascal, este miércoles en el pleno del Congreso.

El recuerdo del Sánchez a la Segunda República desata los reproches

Vox y PP consideraron que la Cámara baja no era el lugar adecuado para recordar el 90 aniversario de la proclamación

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

Las palabras que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dedicó este miércoles al 90 aniversario de la proclamación de la Segunda República acabaron en un incendio en el Congreso. El PP y Vox y PP consideraron que la Cámara baja no era el lugar adecuado para recordar esa efeméride y reprocharon a Sánchez que la sacara a colación.

El líder del PSOE, en su intervención inicial en el pleno, definió el 14 de abril de 1931 como un «hito» en la historia de España y la comparó con «una de las tres fechas clave» del país, junto a la aprobación de la Constitución el 6 de diciembre de 1978 y la adhesión a la Comunidad Económica Europea el 12 de junio de 1985.

Un discurso que acabó dando pie al líder de Vox, Santiago Abascal, para acusar a Sánchez de «amenazar» a Felipe VI por ensalzar lo que, en su opinión, no fue más que «un régimen criminal secuestrado por socialistas y comunistas» que «llevó» a España a la Guerra Civil. El dirigente ultraderechista señaló además que la instauración de la República fue el germen del golpe de Estado de 1936 que desembocó en la contienda.

No es el primer reproche que Abascal hace a Sánchez a cuenta de la Corona. El líder de Vox insistió este miércoles en varias ocasiones en que existe un «ninguneo» y « continuos ataques» que «desde el Palacio de la Moncloa» se hacen a la institución.

El presidente de los populares, Pablo Casado, no fue tan duro pero también criticó a Sánchez por «tratar de dividir a los españoles» al recordar una fecha que, en su opinión, es sinónimo de enfrentamiento. «Nosotros –subrayó– no vamos a hacerlo».

El líder de los populares afeó a Sánchez sus apelaciones a «una onomástica» a la que, según afirmó, «ni siquiera (el secretario general del PCE) Santiago Carrillo en un mitin en Valladolid en los años de la Transición dijo que había que apelar».

Desde Ciudadanos, Inés Arrimadas también se refirió al aniversario republicano para rememorar que la disputa entre partidos alcanzó su punto máximo de tensión en las mismas bancadas del Congreso durante 1936, el año en que comenzó la contienda. La dirigente de los liberales reivindicó unas palabras de Miguel de Unamuno antes la Guerra Civil: «No se trata de unos españoles contra otros, sino de toda España, una, contra sí misma. Suicidio colectivo».