El expresidente catalán Carles Puigdemont / AFP

Puigdemont asegura que los presos de ETA sufren «vulneraciones de derechos» inadmisibles

El expresidente catalán cree que los reclusos de la banda terrorista deberían estar gozando de libertad, revisión de grado o de simple acercamiento a sus casas y familias

Javier Arias Lomo
JAVIER ARIAS LOMO

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha asegurado que los presos de ETA sufren «vulneraciones de derechos fundamentales» que ninguna sociedad «puede admitir» y ha confiado en que en este 2022 se consoliden las condiciones para «poder hablar de reconciliación y normalización de la vida política y social en Euskal Herria».

La red ciudadana Sare de apoyo a los presos de ETA ha difundido en redes sociales un vídeo en el que Puigdemont traslada su apoyo a las movilizaciones que se desarrollarán el próximo 8 de enero en varias localidades de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava y Navarra para reclamar el fin de la «excepcionalidad» que se aplica a los reclusos de la banda.

El exmandatario catalán cree que los presos deberían, por un motivo u otro, estar gozando de libertad, revisión de grado o de simple acercamiento a sus casas y familias. «Esto no está pasando y son vulneraciones de derechos fundamentales que ninguna sociedad decente puede admitir y callar cuando se producen», ha añadido.

Tras afirmar que la movilización de Sare mantiene visible «lo que algunos querrían que fuera invisible», ha agradecido su esfuerzo por «aunar voces plurales» hacia un mensaje internacional en favor de los derechos humanos y fundamentales. Según Puigdemont, «Euskal Herria es una nación hermana» con la que Cataluña «comparte muchas luchas».

«Me gustaría estar presente para apoyar la movilización, pero tristemente en España hay algo persistente que es el estado de represión, que nada tiene que ver con justicia y nada tiene que ver con el derecho a libertad democrática que queremos para nuestra Europa, la Europa que queremos construir desde los pueblos», ha insistido, para añadir que cuando se «viola, vulnera y amenaza los derechos de las personas no se construye la Europa de pueblos fraternales y libres».

Por último, ha confiado en que 2022 sea el año en que definitivamente se consoliden todas las condiciones «sin excepción» para «poder hablar de reconciliación y de la necesaria normalización de la vida política y social en Euskal Herria».