Carmen Calvo se acerca este sábado a uno de los manifestantes congregados frente al Pazo de Meirás / EP

El Pazo de Meirás abre por primera vez sus puertas al público

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha presidido este sábado el acto de apertura, en el que se ha topado con un grupo de manifestantes por la memoria histórica

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha presidido este sábado el acto de apertura al público del Pazo de Meirás, en el municipio de Sada (A Coruña), que llevaba en manos de la familia Franco desde hace más de 80 años hasta proceso judicial contra los herederos del dictador que se saldó a finales de 2020 con la entrega del recinto al Estado. Los ciudadanos no podrán entrar hasta el 1 de julio a las zonas verdes ya que los primeros días estarán reservados para las asociaciones de memoria histórica.

Frente a las puertas se ha congregado precisamente un grupo de manifestantes por la devolución del pazo de Meirás así como la creación en el pazo de un centro de memoria de las víctimas del franquismo en Galicia. Calvo se ha acercado a ellos para agradecerles su «lucha» e «impulso», que ha facilitado «todos los pasos dados».

La vicepresidenta les ha recordado los «pasos dados, como la exhumación del dictador», y les ha agradecido su «impulso» en todo el proceso, «sin el que no habría sido posible todo lo conseguido». Aunque «se ha hecho mucho en poco tiempo», les ha reconocido que «queda mucho por hacer».

Ley de Amnistía

Ante esto, uno de los manifestantes ha confirmado las reivindicación de las víctimas del franquismo de «acabar con todo lo que quede de la dictadura», lo que incluye devolver el pazo de Meirás y la Casa Cornide (A Coruña), «pero también la ley de amnistía».

Así, le ha solicitado al Ejecutivo central la «derogación de la ley que impide que los crímenes franquistas sen juzgados». «Es vergonzoso que tengamos que ir a Buenos Aires para que los criminales sean juzgados», ha lamentado.

La vicepresidenta primera ha concedido que «queda mucho por hacer» pero les ha pedido a los manifestantes que «se paren y vean lo que se ha conseguido en tres años». «Contra todo pronóstico, hemos conseguido exhumar al dictador del Valle de los Caídos, un lugar de enaltecimiento, y hemos devuelto Meirás al patrimonio público», ha explicado Calvo.