El diputado de Vox, Javier Ortega Smith, este domingo junto a la valla de Melilla. / efe

Vox tilda al PP de «tonto útil» por la tragedia de Melilla

La ultraderecha presiona a los populares al cerrar filas con la actuación de las fuerzas de seguridad, echando así un involuntario capote al ministro Marlaska

Lourdes Pérez
LOURDES PÉREZ

La crisis humanitaria que preña la tragedia en la valla de Melilla del pasado 24 de junio ha desembocado en una crisis política que tiene en su epicentro al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, pero que empieza a presentar aristas también entre quienes critican al Gobierno. Este lunes una delegación de diputados del Congreso visitará el paso fronterizo de la ciudad autónoma, donde el ministerio se ha avenido a mostrarles, en un intento de contener la tormenta y legitimar «la proporcionalidad e idoneidad» de la actuación de las fuerzas de seguridad españolas, los vídeos del día en que decenas de inmigrantes -23 según Marruecos, hasta 72 según las ONG- murieron en el violento salto al vallado. Vox se ha desmarcado de una visita en la que sí estará el PP. Y esgrime ya el grave incidente como ariete contra los populares y factor de justificación de su controvertido discurso migratorio.

Las incógnitas que siguen abiertas sobre el dramático episodio de hace cuatro meses y el señalamiento de Grande-Marlaska están sacudiendo el tablero político a varias bandas y no sin contradicciones. La suerte del ministro -que no tenga que soportar una comisión de investigación en las Cortes en el tramo final de la legislatura- pende de un PP que viene pronunciándose con severidad contra el Gobierno, hasta el punto de que Alberto Núñez Feijóo le ha exigido que aclare «si ocultó el traslado de cadáveres de Melilla a Marruecos», pero que tiene difícil hacer causa común con Unidas Podemos y el resto de los socios del presidente Sánchez.

Si ya resulta inusual que quien se sienta en el Consejo de Ministros cuestione a uno de los responsables del Ejecutivo, en el bloque opositor el PP tiene que medir con cuidado que su cuestionamiento de la gestión de Grande-Marlaska no se interprete como una reprobación a la Guardia Civil.

«Montaje y farsa»

El ministro ya ha visto el resquicio y el sábado, mientras se mostraba dispuesto a ofrecer más explicaciones en el Congreso como le exigen los populares, urgió a estos a «dejar tranquila» a la Guardia Civil. Una apelación que, rizando el rizo, ha provocado una involuntaria coincidencia entre el ministro y Vox en la reivindicación de la respuesta de las FSE ante la avalancha humana de Melilla. El diputado Javier Ortega Smith se personó este domingo en la valla para proclamar que la extrema derecha no va a participar «en el montaje, la farsa y la pantomima» de la visita organizada por la comisión de Interior y acusó a los populares de ser los «tontos útiles» del «Gobierno de la traición» de Sánchez, los «comunistas» de Podemos, los «'bilduetarras'» y «los golpistas» de Esquerra.

Pese a que el viaje de hoy de los diputados dista de ser cómodo para el Gobierno, Vox lo ve como «un teatro» destinado a «desprestigiar» a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Ortega Smith, que hizo bandera de la «españolidad» de Melilla y avalo la inmigración solo si tiene papeles, responsabilizó de las víctimas a los gendarmes marroquíes y en su territorio. Lo que hicieron los subsaharianos que cruzaron a suelo español, argumentó, fue «hacerse los muertos». Hubo evoluciones 'en caliente', remató, pero «de inmigrantes ilegales vivos».