La navaja que ha recibido la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto / RC

Interior desvincula la amenaza a Maroto de las de Iglesias y Marlaska

El autor del envío de una navaja ensangrentada a la ministra de Industria es un hombre con problemas mentales y fue identificado porque puso sus datos en el remite

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

La Policía Nacional identificó este lunes al hombre que envió una carta amenazante con una navaja en su interior a la ministra de Industria, Reyes Maroto. Se trata de un vecino de El Escorial (Madrid), diagnosticado con «problemas psiquiátricos graves», que el pasado miércoles a mediodía acudió a una oficina de Correos de la localidad y remitió el sobre a la sede ministerial en el paseo de la Castellana.

Los agentes pudieron localizar al individuo con bastante rapidez ya que escribió en el remite de la misiva su nombre, apellidos y dirección, y se comprobó que era real, según confirmaron fuentes de la investigación. La Policía, tras identificarlo y levantar acta, trasladó la denuncia a los juzgados ordinarios de Madrid. Ahora será el órgano de guardia quien decida la competencia para investigar estos hechos, en este caso el Juzgado de Instrucción número 13.

Las mismas fuentes mantienen que la carta recibida por Maroto «no tiene nada que ver» con las que fueron remitidas a Pablo Iglesias, Fernando Grande-Marlaska y María Gámez el miércoles y jueves de la semana pasada. Estos sobres anónimos incluían, además de las amenazas de muerte, varias balas de calibre 7,62.

El sobre en el que recibió Reyes MAroto la navaja. / RC

En el caso de Maroto, la navaja de acero inoxidable «aparentemente ensangrentada» llegó al ministerio el viernes pasado en un sobre acolchado y pasó el escáner de rayos X, según quedó registrado. Estaba oculta entre recortes de prensa y envuelta en dos CD. También contenía un escrito intimidatorio, con fragmentos de mensajes difundidos en redes sociales o en el sistema de mensajería WhatsApp.

En todo caso, se trata de una puesta en escena diferente a las misivas recibidas por el ministro del Interior, el secretario general de Podemos y la directora general de la Guardia Civil, que recogían amenazas explícitas contra su vida. «Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional, Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos», rezaba la carta dirigida a Grande-Marlaska.

La investigación avanza

Reyes Maroto, que será la vicepresidenta económica del Gobierno de Madrid si el socialista Ángel Gabilondo se convierte en presidente tras las elecciones del 4 de mayo, se personó por la mañana en la comisaría del Congreso para interponer una denuncia. Al mismo lugar acudieron el jueves su colega de Interior e Iglesias, mientras que la directora de la Guardia Civil la presentó ante la Unidad Central Operativa del instituto armado.

«Recibir una navaja donde quieren atentar contra vuestra vida os podéis imaginar lo duro que es», expresaba la titular de Industria, que reconoció estar muy nerviosa, tras acudir a la comisaría. Pero también aseguró que este tipo de actos «nos da a los amenazados más fuerza, nos da voz para trabajar para que esto no vuelva a ocurrir», añadió.

Con respecto a las pesquisas sobre las primeras cartas, la Policía y la Guardia Civil trabajan en varias líneas de investigación. Tras confirmar con Correos que los sobres fueron llevados desde un mismo buzón de Madrid al Centro de Tratamiento Automatizado de Vallecas, donde el error de un vigilante de seguridad impidió identificar la munición en el escáner. Los agentes tratan de localizar ahora desde donde se enviaron las misivas a la vez y por una misma persona. Para ello, tienen previsto seguir la trazabilidad de los sobres e interrogar a los empleados de la empresa pública que los tuvieron a su cargo. El siguiente paso será supervisar las cámaras de seguridad de la zona cuando se confirme la ubicación del buzón.

Además, la Policía Científica sigue examinando las cartas en busca de huellas y los especialistas de Balística analizan las siete balas intervenidas por si se pudieran vincular con un potencial autor. En el plano judicial, pese a que un órgano de Madrid ha asumido la investigación de Maroto, la Fiscalía de la Audiencia Nacional estudia la posibilidad de reclamar la competencia si se tratara de un delito contra las altas instituciones del Estado, además de otro de amenazas, según fuentes jurídicas.

Un sobre enviado a Bildu

El diputado de EH Bildu Jon Iñarritu ha desvelado este lunes por la noche en redes sociales que el 11 de marzo recibió un sobre remitido desde El Escorial (Madrid) con varias hojas escritas y letra similar al que ha denunciado la ministra de Industria, Reyes Maroto.

«El día 11 de marzo recibí un sobre con un regalo. Curiosamente el remitente era de El Escorial y es familiar de un diputado de extrema derecha», señala Iñarritu en un comentario en Twitter, recogido por Europa Press.

El diputado añade: «A mí no me envió una navaja sino una película de Agatha Christie y varias hojas escritas que no he conseguido descifrar». El comentario lo acompaña de dos fotografías con el sobre y con el contenido que había en su interior.