El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, durante su declaración en la comisión. / EP

Almeida niega que Ayuso o su entorno fuesen espiados

El alcalde de Madrid asevera en la sesión de la comisión municipal de investigación que «en ningún caso se apuntó al nombre de Carromero» en las informaciones que le llegaron

Javier Varela
JAVIER VARELA Madrid

«Isabel Díaz Ayuso no acusó al Ayuntamiento de espiar en ningún momento, ni a su entorno ni a sus familiares». Así de contundente y claro se mostró el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en su declaración durante la décima y última sesión de la comisión municipal de investigación sobre el caso del espionaje a la presidenta de la Comunidad de Madrid, que explotó hace ya tres meses y que salpicó al consistorio. Además de negar el espionaje con medios del ayuntamiento madrileño, el alcalde ha reiterado que la dirigente madrileña en ningún caso acusó al consistorio de espionaje.

«No», «no», «no»... fue la palabra más repetida por el alcalde de Madrid durante su declaración, para negado que se haya espiado a Díaz Ayuso o su entorno desde el Ayuntamiento. Además, también negó que en las informaciones que tenía se apuntara el nombre de Ángel Carromero, aunque «sí en los medios de comunicación». El alcalde de Madrid y entonces todavía portavoz nacional del PP, tuvo conocimiento del presunto espionaje a la presidenta de la Comunidad «a mediados de diciembre» y fue entonces cuando se lo comunicó al delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y a la portavoz y titular de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz.

Ante esas «sospechas»; Martínez-Almeida ha explicado que sí inició una serie de «averiguaciones» para aclarar lo sucedido. Y en esas cuestiones se apoyó en un círculo de confianza, entre las que no estaba su vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos. «Ni se lo dije a la vicealcaldesa, ni a nadie de mi grupo personal de confianza, salvo a las tres personas mencionadas», ha proseguido. El motivo de no decirle nada es que se trataba de «información reservada sin fundamento», y que en ningún caso fue por una cuestión de «desconfianza». Al ser repreguntado sobre si ahora se lo hubiera comunicado, el edil ha insinuado que «podría replanteármelo. No pasaría nada si se lo dijera a la vicealcaldesa, desde luego».

La dimisión de Carromero

A raíz de las informaciones que aparecieron publicadas en prensa el jueves 17 de febrero sobre el presunto espionaje, sí ha reconocido que llamó a Ángel Carromero para pedirle explicaciones y ha desvelado que éste le negó «cualquier implicación».

En cuanto al trabajo realizado por Carromero, Almeida ha explicado que, según el organigrama, estaba dentro de Coordinación general de Alcaldía. «Trabajaba de acuerdo al decreto de competencias y estructura», ha señalado. Al ser preguntado por las razones por las que entonces dimitió Carromero, el regidor ha declarado que los dos coincidieron en que la reputación del Ayuntamiento podía verse afectada y convinieron «que era más fácil defenderse desde fuera que desde dentro», motivo por el que presentó su dimisión. Una decisión «personalísima y que le corresponde a quien la ejecuta», como ha recalcado en varias ocasiones el alcalde a las preguntas de los portavoces de los grupos municipales.   

El alcalde, eso sí, ha reconocido que «Ángel Carromero respondía al alcalde en sus funciones de Alcaldía y al PP en las funciones del PP nacional y regional», al tiempo que ha aclarado que Carromero «tenía dos cargos orgánicos, presidente del comité electoral del PP de Madrid, y presidente del PP de Chamartín».

Además, Martínez-Almeida ha insistido en que «no ha mentido nadie en esta comisión de investigación», al tiempo que ha reivindicado su honestidad en todo este asunto y que él ha dicho «toda la verdad». Por último, ha retado a la oposición a buscar «una sola mentira, una sola contradicción».