Macarena Olona se abraza a Santiago Abascal en su despedida. / TWITTER M. O.

Macarena Olona deja la política por «razones médicas»

La dirigente de Vox, que no ha especificado cuáles son los motivos de salud por los que se marcha, da a entender, no obstante, que está enferma desde hace tiempo

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Macarena Olona deja la política por «razones médicas» tras tres años en las filas de Vox y después de haber sido uno de los principales arietes parlamentarios contra el Gobierno de la formación de Santiago Abascal. La hasta hoy portavoz del partido en el Parlamento de Andalucía ha comunicado esta decisión este mismo viernes al presidente de Vox, quien ha aceptado su renuncia.

Olona no ha especificado en su comunicado de despedida los motivos de salud «ajenos a su voluntad» por los que se marcha. No obstante, en su carta da a entender que estaba enferma desde hace tiempo y que, incluso, aceptó ser candidata a la Junta de Andalucía la pasada primavera ya afectada de esa dolencia. «Conseguí concluir la pasada campaña electoral andaluza y quiero agradecer el esfuerzo de todo el partido para hacerlo posible, adaptándose a mis necesidades y protegiendo mi intimidad. Creí que bastaría con mi sola voluntad, pero la salud no entiende de compromisos», ha escrito la política alicantina, quien ha insistido en que su prioridad pasa a ser su recuperación.

«Ahora debo afrontar un importante reto personal, por prescripción médica, incompatible con mi exposición mediática y la entrega que Andalucía merece y exigiría», señala la exportavoz de Vox, quien ha asegurado que, tan pronto su le sea «posible» volverá al «servicio público», retomando su carrera en la Abogacía del Estado que abandonó para incorporarse al partido de Santiago Abascal.

«Un honor»

Macarena Olona, a través de ese comunicado que ha difundido a través de Twitter, ha subrayado que ha sido un «privilegio compartir estos años de enorme crecimiento para Vox, además de miles de kilómetros recorridos, jornadas interminables y la permanente entrega a España». «Un honor ser parte de esta familia que no ha perdido la esperanza del cambio que merece España. Una familia cada vez mayor», ha señalado.

«Solo puedo tener palabras de gratitud para Macarena Olona. Estoy seguro de que el gran servicio que ha prestado a Vox y a España no es nada al lado del que prestará en el futuro. En esta casa, que es la suya, siempre tendrá las puertas abiertas», se ha despedido Abascal de la que durante estos años ha sido su mano derecha y 'azote' del Gobierno en el Congreso de los Diputados hasta su salto a la política andaluza. El partido en un comunicado asegura que Olona deja «una huella imborrable de ejemplo y trabajo».

La enfermedad de Olona, como ella ha dado a entender en su comunicado, era conocida en algunos círculos del partido, pero su decisión de abandonar la vida política al final de este curso legislativo ha sido una sorpresa entre la mayoría de los cuadros de Vox y en el resto de los partidos.

La renuncia a su carrera política se produce solo 40 días de los comicios andaluces. Que los resultados de Olona en las elecciones del 19 de junio no eran los deseados por Vox (solo pasó de 12 a 14 diputados autonómicos) no era ningún secreto, pero Olona se había comprometido a continuar en el parlamento andaluz como portavoz de su grupo, sin siquiera ser líder de la oposición a Juanma Moreno.

El desembarco de Olona en Andalucía supuso un importante 'roto' para el partido de Abascal, ya que esta abogado del Estado, curtida durante años en Euskadi, era en realidad la gran arquitecta jurídica del partido. Su candidatura a la Junta no estuvo, ni mucho menos, exenta de polémica. Su empadronamiento en la localidad granadina de Salobreña, en la que nunca ha residido, fue denunciado como fraude, si bien la Junta Electoral lo dio finalmente por bueno.