El PP intensifica sus críticas sobre el reparto «a dedo» con los fondos europeos

Calviño denuncia la actitud «destructiva» de los populares, que piden destinar parte del dinero de Bruselas a bajar impuestos

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

El Partido Popular mantiene su ofensiva contra el Gobierno a cuento de la ejecución de los fondos europeos. Además de la falta de transparencia en los datos de ejecución, la oposición insiste en poner en duda el destino «a dedo» de los proyectos que, aunque con cuentagotas, empiezan a recibir las primeras partidas aprobadas, calificando esos proyectos de «escaso impacto» por ser demasiado pequeños y poco transformadores.

Fuentes de la formación política critican los 525 millones de euros destinados a puntos de recarga que, según denuncian, se han llevado a cabo sin concurrencia competitiva dentro del real decreto-ley sobre medidas urgentes para fomento de la movilidad eléctrica, autoconsumo y renovables.

Fuentes de la formación política denuncian también el retraso en los denominados 'proyectos tractores' del Plan de Recuperación, reiterando la urgencia por una mayor transparencia que este mismo miércoles el líder popular, Pablo Casado, también trasladó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una llamada telefónica.

«Ya propusimos que las reformas financiadas con los fondos fuesen las que nos recomendaba Bruselas en su informe de 2019, antes de la pandemia», indican desde el partido. En este punto, los populares han vuelto a proponer que parte de los fondos se destine a «bajar impuestos» como, según explican fuentes del partido, sí se ha admitido a países como Francia.

Propuesta para Sánchez

«Hemos propuesto una rebaja de 10.000 millones que incluya el fin de Sucesiones y Patrimonio», indican, además de la exención del AJD en determinadas condiciones y la bajada de las cotizaciones sociales. Sin embargo, si el PP quiere rebajar impuestos -sea por la vía que sea-, habría que acometer un ajuste en el gasto.

Fuentes del partido reconocen que aún es demasiado pronto para decidir por dónde atacar las cuentas públicas, pero ya apuntan a que habría que «aligerar la estructura del Estado». «Hay mucho gasto superfluo, mucha subvención que resultan cuanto menos 'particulares'... ahí tendríamos que trabajar», indican.

Desde el equipo económico dirigido por Elvira Rodríguez advierten además del riesgo de que buena parte de las políticas impulsadas con el dinero llegado de Bruselas terminen por convertirse en gasto público estructural, lo que complicaría, y mucho, el control del déficit en pleno debate en Bruselas sobre la reforma del Pacto de Estabilidad.

Frente a las críticas, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha criticado este miércoles «la campaña de boicot» a la gestión del Ejecutivo que, a su juicio, «ataca a los intereses de España». Bruselas también se ha posicionado del lado del Gobierno para defender el cumplimiento de hitos que dan acceso al plan Next Generation.

Pero el PP insiste en exigir mayor transparencia como medida preventiva en el uso de los fondos. «Nadie dice que Europa no haya aprobado el Plan de Recuperación, pero flaco favor le hacemos a España si no denunciamos gastos como los cuatro millones de euros para campañas de publicidad del Ingreso Mínimo Vital (IMV), que no implican ningún crecimiento ni transformación», insisten desde la vicepresidencia económica del PP.