Isabel Rodríguez, ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno / FOTO: EFE | vÍDEO: ep

La reaparición del rey emérito por el funeral de Isabel II divide a los partidos

El Gobierno la acota a una decisión «personal», Patxi López duda de que la Casa Real esté «muy contenta» y Feijóo valora su viaje como «oportuno, adecuado y lógico»

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

La confirmación de que los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía acudirán el próximo lunes al funeral de Isabel II en Londres está provocando tan polvareda que la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, tuvo que dar explicaciones de la posición del Gobierno sobre la cuestión en la mesa de la rueda de prensa del Consejo de Ministros.

Para el Ejecutivo, el rey emérito asistirá a las exequias de la reina Isabel a título personal en respuesta a una «invitación privada» cursada por la Casa Real británica, por lo que «nada tiene que decir el Gobierno de España» al respecto. La portavoz añadió que el país estará representado por el rey Felipe VI como jefe de Estado en este acto y que él es quien encabeza la delegación.

Pero Moncloa no ha aclarado si el traslado del rey emérito a Londres se efectuará utilizando medios oficiales y con recursos públicos o si el anterior monarca tendrá que desplazarse por su cuenta desde Abu Dabi, como ya lo hizo la pasada primavera cuando visitó Galicia. Tampoco está claro si los reyes Felipe VI y el emérito realizarán el viaje juntos con la reina Letizia y doña Sofía.

Fuentes de la Casa del Rey sí han explicado que el viaje de los reyes Felipe y Letizia, Juan Carlos y Doña Sofía se adaptará a los criterios protocolarios, a las decisiones organizativas y a las instrucciones logísticas que adopten las autoridades británicas en su condición de responsables del desarrollo de los actos.

El Gobierno se desentiende del anterior monarca, después de que el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, alejara a finales de la semana pasada la posibilidad de que finalmente don Juan Carlos viajara a Londres para atender el entierro.

Poco antes de que Isabel Rodríguez marcara la posición del Gobierno, el portavoz del PSOE en el Congreso, Patxi López, si bien afirmó que no iba a comentar las «decisiones personales por muy emérito que sea quien las adopta», puso en duda que la Casa Real estuviera «muy contenta» con la noticia de la reaparición de don Juan Carlos en Londres el próximo lunes.

En términos más duros se manifestó el portavoz en el Congreso de la otra formación que da soporte al Gobierno de coalición, Unidas Podemos. Pablo Echenique calificó al emérito de «delincuente fugado» y le invitó a que se persone ante la justicia británica para declarar ante el supuesto caso de acoso a Corinna Larsen.

Con la misma cuestión ironizó el portavoz de ERC, uno de los socios del Ejecutivo, Gabriel Rufián: «Ojalá hubiera tenido un rato para ir a Londres a declarar». Íñigo Errejón (Más País) tildó de «vergonzoso» que don Juan Carlos vaya a representar a España en el funeral y Miriam Nogeras (Junts) exigió saber cómo se pagará su viaje a Londres.

Aitor Esteban, del PNV, fue la nota discordante dentro del bloque de la investidura. Le quitó hierro a la cuestión y manifestó que no ve problema en que don Juan Carlos asista al funeral: «Le han invitado, es familia lejana y quiere ir, pues que vaya».

Respaldo del PP, Vox y Cs

Si el Gobierno marca distancias con la decisión del rey emérito de atender una «invitación privada» y los grupos parlamentarios que dan soporte al Ejecutivo militan, en general, en una crítica más o menos intensa a don Juan Carlos, los partidos de la derecha ven entre una cierta satisfacción y la normalidad su reaparición la próxima semana en Londres.

El presidente nacional del PP, Alberto Núñez Feijóo, valoró como «oportuno, adecuado y lógico» que el rey emérito acuda a las exequias de la reina de Inglaterra. «El hecho de que el rey emérito haya sido invitado acredita el interés de la Casa Real británica para que asista, además del jefe del Estado, Felipe VI», defendió el líder popular. «Es lógico, correcto, que en el marco de sus decisiones personales responda a una invitación de la Casa Real británica», aseveró la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra.

Por parte de Ciudadanos, Edmundo Bal defendió que don Juan Carlos tiene «toda la libertad» para «decidir lo que quiera» como «ciudadano privado» porque ya no tiene «ningún tipo» de papel como representante de España.

Y Vox ve «natural» que el rey emérito viaje a Londres. «No veo noticia», afirmó Iván Espinosa de los Monteros.

Según la Casa del Rey, la familia real británica ha invitado a los jefes de Estado y sus consortes, así como a los antiguos jefes de Estado y su pareja en el caso de España, Bélgica y Países Bajos.