El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi (c), a su llegada a un almuerzo-coloquio Club del siglo XXI. / EFE

Garamendi acusa a Sánchez de «querer dividir a la sociedad» y ensalza a Feijóo

El presidente de la CEOE muestra su «preocupación» por hacer a las empresas las «culpables» de «todos los males que pasan en este país»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Las espadas de los empresarios están levantadas contra el Gobierno y las relaciones entre ambos, a medida que se acercan las elecciones –tanto generales como a la presidencia de la CEOE– se complican día a día y, al mismo tiempo, se posicionan más del lado de la oposición. Hasta el punto de que el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, tensó este lunes aún más la cuerda y acusó al Gobierno –concretamente a la «clase dirigente»– de «querer dividir a la sociedad» y situar a los empresarios en la «diana de los males» que afectan actualmente a España.

«Es muy peligroso señalar a Ana Botín, a Sánchez Galán o a mí mismo. Me suena a las economías de países del otro lado del charco», advirtió Garamendi durante un almuerzo-coloquio organizado por el Club Siglo XXI, en referencia a las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en las que acusó a las empresas de ir en contra de los intereses de las clases medias.

El líder de la CEOE, cuando queda menos de un mes para que se vote su reelección, cargó contra el Ejecutivo por enfrentar a la sociedad mostrando a las empresas como las «culpables de todo». En este sentido, denunció que ya no vale con proclamar que «la banca es un peligro, el sector eléctrico... La última es cuando la distribución, los supermercados y el comercio, son también culpables de lo que está pasando». En este caso, criticó a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, por «permitirse el lujo de decir que se pacten los precios» de los alimentos básicos. «Te llevas las manos a la cabeza y dices: 'Esto no puede ser'. En la CEOE tenemos prohibidísimo hablar de precios. Nos lleva esposados la Policía», se lamentó.

Así, alertó de que en los foros económicos los inversores internacionales preguntan lo primero «cómo está España, antes incluso de preguntar cómo está la empresa», por lo que lanzó un claro mensaje al Ejecutivo: «Si realmente queremos sacar adelante a este país, lo único que pido es seriedad, seriedad y altura de miras».

En medio de este escenario de críticas contra el Ejecutivo, Garamendi sacó su mejor tono para alabar al jefe de la oposición, Alberto Núñez Feijóo. Así, negó que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, «haya hablado nunca mal» del líder del PP y, aunque manifestó que no quiere entrar en política, aprovechó la ocasión para ensalzar la figura de Feijóo, «un tío muy responsable, muy serio y muy capaz», que durante los catorce años que ha estado al frente de la Xunta de Galicia, lo ha hecho «muy bien».

Un pacto de rentas con el PP

Por otra parte, Garamendi no quiso rehuir el debate en torno a un hipotético pacto de rentas que no llega y, a este respecto, abogó por incluir en esta negociación al PP. «Pacto de rentas significa que todos, todos, nos sentemos en una mesa a ver cómo arreglamos los temas. Echo en falta que no se llame al principal partido de la oposición, porque esto no es un problema de un año, sino de varios años», precisó, al tiempo que abogó por ver «cómo lo gestionamos entre todos».

El jefe de los grandes empresarios defendió también que en este pacto de rentas hay que hablar del sueldo de los funcionarios, de las pensiones y del salario mínimo y acusó al Ejecutivo de ir resolviendo temas y dejar solo el salario de los trabajadores. «Es como un salchichón, que van cortando en rodajas lo de todos y queda lo tuyo y dicen: haz tú el pacto de rentas, pero ya viene manipulado», recalcó.