El presidente del Parlament, Roger Torrent, durante su intervención en un acto electoral de ERC / David Borrat

La Fiscalía se querella contra el presidente del Parlament por desobediencia

El Ministerio Público argumenta que la mesa de la Cámara catalana no podía tramitar un debate sobre la autodeterminación y la monarquía

CRISTIAN REINO Barcelona

La Fiscalía de Cataluña ha presentado esta mañana una querella criminal contra el presidente del Parlament, Roger Torrent, y tres miembros de la mesa, todos ellos dirigentes de ERC y Junts, Josep Costa, Eusebi Campdepadrós y Adriana Delgado. La denuncia es por un delito de presunta desobediencia al Tribunal Constitucional. La Fiscalía considera que Torrent y los miembros independentistas de le mesa, donde están en mayoría, pudieron cometer un delito de desobediencia cuando permitieron la tramitación, debate y votación de dos resoluciones relacionadas con el 'procés' del mes de octubre de 2019, que reivindicaban la autodeterminación y proponían la reprobación del rey Felipe VI. La Fiscalía insta a la sala civil y penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que les cite como investigados por un delito de desobediencia a la autoridad judicial, al desoír supuestamente los mandatos del Tribunal Constitucional.

Las resoluciones fueron parte de la respuesta del independentismo a la sentencia del Supremo contra los líderes secesionistas condenados a penas de nueve a trece años de cárcel. Según la querella, en enero de 2020, el Tribunal Constitucional instó a la Fiscalía a que estudiara la interposición de una querella contra los miembros de la mesa del Parlament. El Tribunal Constitucional concluyó que las dos resoluciones admitidas por la Cámara catalana y que fueron aprobadas por las fuerzas secesionistas atentaban contra la sentencia del 2 de diciembre del 2015, que anuló y dejó sin efecto la declaración del 9 de noviembre de 2015 en la que el Parlament, con los votos de Junts pel Sí y la CUP, proclamó el inicio del proceso hacia un Estado independiente.

Como ya afirmó Carme Forcadell cuando fue procesada por permitir la tramitación de las llamadas leyes de la ruptura, la del referéndum y la de transitoriedad jurídica, Torrent ha asegurado esta mañana tras conocer la querella que el Parlament debe «garantizar que se pueda hablar de todo». «Así debe continuar siendo», ha expresado en Twitter. «Por mucho que intenten censurar debates, no podrán esconder las prácticas corruptas de la monarquía y que la autodeterminación es un derecho al que no renunciaremos», ha señalado.

Las dos resoluciones aprobadas fueron la primera muestra de unidad del independentismo tras la sentencia del 'procés'. Los grupos secesionistas siguieron adelante con la tramitación de las mociones, a pesar de que los letrados de la Cámara les advirtieron de que podían estar incurriendo en un delito de desobediencia. Esta circunstancia está incluida en la querella. Roger Torrent, Josep Costa y Eusebi Camdepadrós acordaron admitir a trámite la referida propuesta de resolución, pese a las expresas advertencias de ilegalidad realizadas por el secretario general del Parlament, la oposición de los restantes miembros de la Mesa y a sabiendas de lo ordenado y apercibido por el Constitucional, según la Fiscalía.