Pere Aragonès, candidato de ERC a la Generalitat. / EFE

Esquerra da el sí a los Presupuestos a cambio de 2.300 millones

Esquerra pacta con Sánchez un grupo de trabajo que aborde el sistema fiscal de Madrid, pues tiene «privilegios» y es «discriminatorio» con el resto de autonomías

CRISTIAN REINO Barcelona

La ejecutiva de Esquerra Republicana ha aprobado esta mañana el acuerdo suscrito ayer entre la formación independentista y el Gobierno central para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Aunque algunos sectores (minoritarios) del partido habían reclamado que la decisión fuera sometida a las bases, la dirección republicana ha evitado esta consulta, como sí hará, por su parte, EH Bildu.

El coordinador nacional, vicepresidente de la Generalitat y candidato a la presidencia, Pere Aragonès, y el portavoz del partido en el Congreso, Gabriel Rufián, han defendido el sí de ERC a los Presupuestos por «responsabilidad» y porque es una «obligación» teniendo en cuenta la situación de crisis económica y sanitaria. Aunque, han avisado a Pedro Sánchez que su apoyo no es un «cheque en blanco». ERC ha presentado algunos de sus logros en la negociación, como una lluvia de millones para Cataluña en el año 2021 de unos 2.300 millones. Según Pere Aragonès, por primera vez en democracia, el Estado se compromete a inversiones y transferencias de capital que suponen el 19% del total del Presupuesto, por encima de la contribución de Cataluña al PIB. «Es la mayor contribución que recibirá Cataluña en un siglo», ha señalado.

Sumando inversiones y transferencias, el importe total es de 2.339 millones, que supone un 19,13% sobre el total regionalizado, porcentaje muy superior al peso catalán en la población estatal (16,3%) y también ligeramente por encima de su contribución al PIB del conjunto del Estado (19,0%). Se incluirá una disposición adicional en la Ley de Presupuestos Generales del Estado 2021, titulada «seguimiento de las inversiones en Cataluña», que fijará, en el marco de la comisión sobre inversiones estatales, un seguimiento, con carácter cuatrimestral, del grado de ejecución de las inversiones programadas.

Ingreso mínimo vital

El acuerdo contempla además la gestión por parte de la Generalitat del ingreso mínimo vital, la participación del Govern en el diseño de los proyectos para recibir los fondos de la UE y la creación de un grupo de trabajo que aborde cambios en el sistema de financiación de las autonomías del régimen común para acabar, según ha apuntado el vicepresidente, con los «privilegios» y el «dumping fiscal» de Madrid, que a su juicio son «discriminatorios» con el resto de autonomías. «Hace falta crear un sistema tributario más justo», ha asegurado el vicepresidente. «Queremos crear una república justa, en las antípodas de la señora Ayuso, pero no puede tener un sistema de privilegios por ser la capital del Estado», ha afirmado.

Por lo tanto, se acuerda la creación de un comité de expertos para establecer las «bases para una reforma tributaria estructural a medio y largo plazo que modernice y aumente la eficiencia del sistema tributario del Estado». Y en concreto, se insta a la reforma del impuesto sobre el patrimonio, que debe jugar, según el pacto alcanzado, un «papel relevante para mejorar la legitimación del sistema tributario, contribuyendo a mejorar la equidad y la gestión administrativa de otros gravámenes».

El portavoz de ERC en el Congreso ha calificado el acuerdo con el Gobierno como un «cambio de paradigma» de los últimos 40 años. «El Estado está obligado a hablar y hacer política con el republicanismo vasco y catalán», ha señalado, después de décadas, según ha relatado, en que los diferentes ejecutivos centrales pactaban con el nacionalismo vasco y catalán de centro derecha.

El acuerdo, según los republicanos, acaba también con el «155 financiero», tras cinco años en que las cuentas de la Generalitat han estado bajo el control del Ministerio de Hacienda. Y debe servir, han añadido, para crear las condiciones para la negociación de una resolución del conflicto catalán, que debe pasar, según Aragonès, por la amnistía de los presos y la autodeterminación. Rufián no ha aclarado si hay cláusulas ocultas en el acuerdo entre el Gobierno y ERC que hagan referencia a los presos.