La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (d), junto a la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante la inauguración de la festividad de Sant Jordi en el Ayuntamiento. / foto: EP | vídeo: Atlas

Díaz teme haber sido espiada: «Los hechos de Pegasus son muy graves»

Aragonès censura el silencio de Sánchez sobre el 'catalangate' una semana después

CRISTIAN REINO Barcelona

Aumenta la presión sobre Pedro Sánchez para que dé explicaciones sobre el caso de espionaje a una sesentena de dirigentes independentistas con el programa Pegasus. Hasta ahora, la presión arreciaba desde las filas soberanistas, tanto catalanas y vascas, los socios parlamentarios del Gobierno. Esta mañana, se ha sumado a la presión la vicepresidenta del Ejecutivo Central, Yolanda Díaz. De visita a Barcelona con motivo del día de Sant Jordi, patrón de Cataluña, Díaz ha admitido que teme haber sido espiada y ha calificado todo lo que está trascendiendo sobre el caso Pegasus como «muy grave». «Los hechos que conocemos son muy graves. No son soportables en una sociedad democrática como es la nuestra», ha afirmado en Catalunya Ràdio.

En el independentismo, exaspera e indigna el silencio del presidente del Gobierno, casi una semana después de que The New Yorker publicara un informe elaborado por un departamento de la Universidad de Toronto. Díaz ha reclamado «absoluta transparencia», una posición, que contrasta con la de sus compañeros socialistas del Gobierno que hasta la fecha se han cerrado en banda a apoyar una comisión de investigación en el Congreso o a abrir una investigación interna, como reclama Pere Aragonès. Eso sí, ha señalado que no es su estilo opinar sobre lo que deben hacer otras formaciones políticas y si el PSOE debe facilitar la comisión de investigación. «Tenemos derecho a conocer qué ha pasado», ha reiterado la vicepresidenta.

El caso ha tensado las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat. La receta que ha propuesto Díaz ante el riesgo expresado por ERC de que esté en peligro la estabilidad parlamentaria del Gobierno es «diálogo, diálogo y diálogo». «La política es dialogar. Lo otro no tiene ningún sentido. Ya lo hemos vivido en Cataluña durante mucho tiempo», ha expresado tras asistir al desayuno de Sant Jordi en el Ayuntamiento de Barcelona, junto a la alcaldesa Ada Colau . Ha abogado además por «cuidar la democracia». «Y créame que el presidente encabeza esta reflexión», ha destacado.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, mientras, ha puesto el foco en el silencio que a su juicio está manteniendo Pedro Sánchez en toda esta polémica. «Hemos visto cómo nuestra intimidad y privacidad han estado expuestas a un tercero claramente con objetivos que no son objetivos legítimos. Esta intromisión necesita explicaciones. No tiene ningún sentido que hoy en día Pedro Sánchez aún no haya ofrecido una explicación», ha afirmado el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. Díaz ha justificado este silencio en que «está teniendo agendas intensas» como consecuencia de la guerra en Ucrania. «Estoy en contacto permanente con él», ha dicho.

El Palau de la Generalitat ha cambiado este año el formato del discurso del jefe del Ejecutivo autonómico con motivo de Sant Jordi. Aragonès ha evitado el discurso institucional, como sus antecesores, que acostumbraban este día para comparar a España como el dragón y a Cataluña con Sant Jordi. En una atención a medios informativos desde el Palau de la Generalitat, Aragonès ha considerado que las explicaciones que ha ofrecido hasta el momento la ministra de Defensa son «insuficientes» y hasta «contraproducentes», pues a su entender no se puede decir que el CNI no se puede defender porque la inteligencia es materia reservada. «Quien no se puede defender es la sesentena de personas que hemos visto nuestra privacidad espiada y vulnerada», ha señalado.

El presidente de la Generalitat ha avisado que la vida política del país «no la condicionará ningún espía, ni ningún gobierno que no quiera asumir responsabilidades por este espionaje». «El Gobierno debe asumir todas las responsabilidades», ha reiterado. El Govern lleva días pidiendo que rueden cabezas, ya que cree que se trata del caso de espionaje «más grave que se ha conocido en democracia«. Aragonès ha advertido al presidente del Gobierno de que »no se trata de solucionar el caso de espionaje más grave con una fotografía de una reunión«, sino de que tanto los afectados como la ciudadanía sepan exactamente qué ha sucedido. Aragonès, en cualquier caso ha reiterado la petición de un encuentro cara a cara con el presidente del Gobierno. Fuentes del Govern han señalado que no hay prevista de momento ninguna reunión.

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha reiterado su petición de dimisiones al más alto nivel y ha reclamado que ERC rompa con el Gobierno. Borràs ha comparado el dragón de la leyenda de Sant Jordi con el Gobierno por el presunto espionaje. «Es la lucha contra el dragón de siempre que no nos permite vivir con normalidad en catalán», ha afirmado en Barcelona.