La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. / EFE

Ada Colau optará a un tercer y «último» mandato en Barcelona

La alcaldesa apoya el proyecto Sumar de Yolanda Díaz

CRISTIAN REINO Barcelona

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha anunciado este jueves «con alegría» y sin ninguna «duda» «a pesar de los costos personales» que volverá a presentarse como candidata a la alcaldía de Barcelona en las elecciones municipales del año que viene. De vencer, sería su tercer y «último» mandato al frente del Ayuntamiento de Barcelona. Colau, procedente del activismo social, ganó la alcaldía en 2015 a Xavier Trias, de Convergència.

«Estoy más convencida que nunca que vale mucho la pena batallar y ganar un tercer mandato para consolidar nuestro proyecto», ha afirmado en rueda de prensa, junto a los tenientes de alcalde Jordi Martí y Janet Sanz. «Acepto la propuesta de volver a ser la alcaldesa de la ciudad, de ganar por su gente, la Barcelona del futuro que queremos: una ciudad más verde, más justa, más innovadora y orgullosamente diversa», ha señalado. Su objetivo es mejorar los resultados de las dos elecciones anteriores. «Si pensara que perderé, no me presentaría», ha dicho.

En un principio, la edil barcelonesa se comprometió para dos legislaturas, pero su partido, Barcelona en Comú, integrado en En Comú Podem, aplicó el sábado pasado una cláusula excepcional en sus estatutos para que pueda optar a un tercer mandato. Colau, que en ocasiones ha amagado con dar el salto a la política nacional como ministra y que es una de las más destacadas valedoras del proyecto 'Sumar' que impulsa la vicepresidenta Yolanda Díaz, es el principal activo electoral de los comunes, que no han apostado por un candidato alternativo. La alcaldesa gobierna en coalición con el PSC.

En las pasadas elecciones, obtuvo 10 concejales, uno menos que en 2015, y empató en la primera plaza con ERC. Los republicanos quedaron en primera posición, pero no lograron pactar con ninguna fuerza la investidura de Ernest Maragall. Colau, en cambio, sí consiguió el apoyo del PSC y también de los tres concejales que consiguió el exprimer ministro francés, Manuel Valls, en su salto a la política municipal. Los comunes y ERC, en cambio, sí han pactado durante el mandato. Los republicanos apoyaron las cuentas del consistorio, a cambio de que En Comú Podem validara los Presupuestos de la Generalitat. Una jugada a tres bandas que también facilitó el respaldo de ERC a los Presupuesto del Gobierno central.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, deberá comparecer próximamente como investigada ante el juzgado, después de que la Audiencia de Barcelona ordenara a un juzgado de instrucción que admita la querella presentada por un fondo buitre que el juez había archivado. Colau fue denunciada en 2020 por la firma Vauras Investments, dedicada al sector inmobiliario, pues considera que se vio forzada por parte del Ayuntamiento de Barcelona a ceder unos pisos de su propiedad para que fueran destinados a alquileres sociales. El inmueble, conocido como Bloc Llavors, estaba ocupado por familias en situación vulnerable.

Se trata de la segunda causa abierta contra la alcaldesa de Barcelona. Colau está investigada (ya declaró ante el juez) por presuntas irregularidades en unas subvenciones otorgadas por el consistorio barcelonés entre 2019 y 2020 a entidades afines a En Comú Podem. Colau está imputada por los presuntos delitos de prevaricación, fraude en la contratación, malversación, tráfico de influencias y negociaciones prohibidas a funcionario público.

La entidad que presentó la querella -la Asociación para la transparencia y la calidad democrática-, que desde el entorno de Colau vinculan con el lobby de la gestión del agua, acusa a la edil barcelonesa de firmar de manera arbitraria y discrecional, sin concurrencia pública y sin justificar el interés público una serie de ayudas económicas para entidades afines a los comunes, como el Observatorio Desc, donde trabajaba la propia alcaldesa antes de dar salto a la política institucional; Ingenieros sin fronteras; la PAH, de la que Colau fue portavoz y su figura más visible; y la Alianza contra la Pobreza energética.

Colau volverá a enfrentarse, en principio, en las elecciones a Ernest Maragall (ERC) y Jaume Collboni (PSC). Junts aún no tiene candidato, tras la retirada de la política de Elsa Artadi.