Pere Aragonès, presidente de la Generalitat. / Efe

Aragonès llama a «avanzar» hacia la república catalana

La Generalitat conmemora por primera vez la proclamación de la república catalana en 1931 por parte de Macià

CRISTIAN REINO Barcelona

El Gobierno catalán ha conmemorado este jueves en un acto institucional la proclamación de la república catalana por parte de Francesc Macià, el 14 de abril de 1931. Macià se avanzó unas horas a la proclamación de la Segunda República española. El presidente de la Generalitat ha reivindicado ese hecho diferencial, ha destacado que el Gobierno catalán es el único que procede directamente de la Segunda República, antes de la aprobación de la Constitución española de 1978, y ha llamado a seguir el hilo de 1931 y continuar con la construcción de la república catalana. «La República es la mejor propuesta para hacer avanzar el país», ha afirmado Aragonès en un acto solemne en el Palau de la Generalitat. Es la primera vez que el Govern conmemora la república catalana de 1931. La intención del presidente catalán es instaurar esta celebración como un acto oficial, cada 14 de abril. La continuidad dependerá de cuántos años permanezca como presidente y si sus sucesores adoptan el acto. Así, por ejemplo, Quim Torra quiso instaurar el 1-O como fecha institucional, pero la idea no cuajó tras su salida del Palau de la Generalitat.

Aragonès ha señalado que el acto ha de servir para reafirmar el compromiso republicano de la sociedad catalana. «Agarrémonos al espíritu del 14 de abril y sigamos construyendo el futuro en clave republicana», ha señalado. El dirigente de ERC ha recordado que la Generalitat es la «única institución» la legitimidad de la cual proviene «del acto de soberanía del 14 de abril«. «Fue una fiesta del pueblo», ha dicho, tan «popular que hizo inevitable la proclamación», ha añadido, en un guiño que podía ser interpretado en clave actual y de reivindicación del 1-O, que el independentismo siempre ha calificado como un acto de soberanía. El independentismo lleva años reclamando un referéndum al Gobierno central. Y uno de los argumentos que pone sobre la mesa es que podría ser una decisión similar a la que adoptó Adolfo Suárez para restituir la Generalitat antes de que se aprobara la Constitución. «La proclamación de la república fue un acto de soberanía inmenso, grandioso, fruto de la voluntad popular», ha señalado. Y explica que hoy exista la Generalitat, ha advertido.

Con la reivindicación de la república catalana, Aragonès intenta mantener vivo el objetivo de la independencia, tras 10 años desde el inicio del 'procés', en un momento de claro agotamiento de las bases nacionalistas, en parte por las continuas peleas entre las fuerzas secesionistas y por la falta de una estrategia para reactivar el desafío soberanista. ERC se aferra a la mesa de diálogo con el Gobierno, a pesar de que este foro ha quedado en un segundo plano tras la pandemia y la guerra de Ucrania. Junts, mientras, arremete contra la mesa y se divide entre los que apuestan por la confrontación, como Puigdemont y Borràs, y los pragmáticos.

Con la reivindicación de la república catalana, Aragonès marca además distancias con el independentismo más identitario, encarnado por Puigdemont y Borràs. El presidente de la Generalitat trata de ofrecer un soberanismo inclusivo que no produzca rechazo entre amplios sectores de la sociedad catalana, sobre todo la población de origen en el resto de España, apelando al espíritu republicano de libertad, igualdad, fraternidad y justicia social. «Visca Catalunya, visca la república y visca la libertat», ha rematado Aragonès en su discurso, en un acto sobrio, en el patio del Palau de la Generalitat, acompañado por los miembros de su ejecutivo.