Pere Aragonès, presidente en funciones de la Generalitat. / ep

Aragonès amaga con plantar al Rey y a Sánchez en Barcelona

El Govern acusa al Gobierno central de lanzar un aviso para navegantes a través de la Fiscalía con las querellas a Torrent y el recurso contra el tercer grado de los presos del 'procés'

CRISTIAN REINO

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, visitarán este viernes la planta de Seat en Martorell, Barcelona, un viaje que estaba previsto para el mes de diciembre, pero se aplazó porque Sánchez tuvo que guardar cuarentena por el covid. El acto es un gesto de apoyo de la Jefatura del Estado y del Gobierno central al sector del automóvil. Pero se producirá casi tres semanas después de las elecciones catalanas y en plena negociación para la formación de un nuevo gobierno catalán. Sánchez presiona a los republicanos para que no reeditan un «Govern fallido» entre las fuerzas secesionistas.

En principio, no está prevista la presencia del presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonès. En diciembre, en la primera fecha prevista para el acto, ya se autodescartó desde el argumento de que no acudirá a ningún acto que sirva para «blanquear» a la monarquía española. Esta mañana, la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, ha asegurado que el Govern no ha tomado ninguna decisión al respecto y que en los próximos días deberá ver si alguno de sus miembros acude o no al evento.

El Govern, en cualquier caso, ha cargado con dureza contra el Gobierno central. Budó ha asegurado que el mismo ejecutivo que pide «pasar página» es el que está ejerciendo la «represión» a través de la Fiscalía. A su juicio, las últimas actuaciones del Ministerio Público no son casuales y son un aviso para navegantes en el inicio de la próxima legislatura, justo cuando se está pactando la formación del nuevo ejecutivo autonómico. La Fiscalía se querelló ayer contra el presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, y otros tres miembros secesionistas de la mesa del Parlament. Y además, el Ministerio Público recurrió al Supremo la decisión del juzgado de vigilancia penitenciaria de no suspender de forma cautelar el tercer grado otorgado a Carme Forcadell y Dolors Bassa. Esta mañana, la Fiscalía ha hecho lo propio con el régimen de semilibertad de los siete presos varones del 'procés'.