Captura del sumario. / R. C.

La Policía promociona al comisario que filtró datos a Villarejo sobre el ático de González

El sumario del 'caso Nicolás' recoge que Hermes de Dios, nuevo número dos de la Jefatura Superior de Madrid, reveló la titularidad del piso a su compañero antes de judicializarse el caso y acabó publicado en prensa

Mateo Balín
MATEO BALÍN Madrid

El 1 de abril de 2019, en un acto del PSOE en Cádiz, Fernando Grande-Marlaska anunció que «las cloacas» del Estado ya no existen en su departamento porque «se han adoptado medidas claras y contundentes». El ministro del Interior afirmó que la llamada policía patriótica son «cosas del pasado» y que las fuerzas de seguridad son «cómplices de la Ley y la Constitución». Una semana después, el presidente Pedro Sánchez confirmaba estas palabras: «Las cloacas se fueron por el desagüe de la moción de censura», remachó para zanjar el tema.

Camino de cumplirse tres años de estas sonoras sentencias aún perviven, sin embargo, pequeñas motas del pasado más oscuro en la cúpula policial. El mismo periodo que ahora escruta los juzgados y tribunales ante el hallazgo de indicios racionales de criminalidad.

La última noticia se conoció hace pocos días, con el nombramiento del comisario principal Agapito Hermes de Dios como número dos de la Jefatura Superior de Madrid. Antiguo comisario de Marbella (Málaga), su nombre salió a la palestra en la investigación del ático de Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid entre 2012 y 2015. Una causa que se envenenó por el cargo político del imputado, la guerra interna en el PP de Madrid y la irrupción del (entonces nada mediático) comisario José Manuel Villarejo.

El comisario principal Agapito Hermes de Dios. / Archivo

El nuevo jefe de operaciones de la Policía de Madrid fue depurado en estas diligencias tras conocerse que investigó extrajudicialmente la vivienda de González en la urbanización Guadalmina, en colaboración con Villarejo, durante la última época del del Ejecutivo de Zapatero. Llegó a estar imputado por este asunto, pero su causa fue archivada. No obstante, su estela quedó marcada en otro sumario, el del 'pequeño Nicolás', el procedimiento que desenmascaró a Villarejo.

Un informe de julio de 2017 de la comisión judicial que investigó al joven estafador documenta que el comisario Hermes de Dios reveló información a Villarejo sobre la titularidad del ático y la propiedad de otros bienes del entonces vicepresidente madrileño. Lo hizo en un correo electrónico el 19 de septiembre de 2011, y quedó registrado en la Dirección Adjunta Operativa (DAO) con el número 99, según describe el escrito al que ha tenido acceso este periódico.

«El pájaro de Madrid»

Esta filtración se produjo nueve meses antes de que se iniciase la investigación del 'caso ático' tras la querella del Sindicato Unificado de Policía (SUP), y la noticia apareció publicada en un medio de comunicación, firmada por dos periodistas de la «pata mediática» de Villarejo, tres meses antes de abrirse la causa judicial.

«Buenos días amigo, en relación con el pájaro de Madrid decirte que el ático está a nombre de Coast Investor LLC (.) La última vez que se miró el garaje había aparecido un vehículo de la hija del menda. Seguimos haciendo gestiones. Un abrazo, compañero», reza el correo electrónico enviado a Villarejo por el hoy comisario principal promocionado por el Ministerio del Interior. La información periodística incluía una foto del vehículo en la plaza de garaje de González.

En noviembre de 2020, tras ocho años de instrucción, la Audiencia de Málaga confirmó el archivo de este procedimiento porque no se pudo aclarar el origen del dinero con el que el exdirigente del PP pagó la vivienda de Marbella.

En esas fechas, Hermes de Dios ya estaba en Madrid, había sido ascendido a comisario principal y dirigía la Unidad Central de Ciberdelincuencia. Su promoción ahora ha sido impulsada por Cirilo Durán, jefe de la División de Formación y Perfeccionamiento de la Policía, encargada de los ascensos, y confirmada por el DAO José Ángel González, responsable último de los nombramientos discrecionales en el Cuerpo.

Precisamente, Durán y Villarejo tienen un nexo común: el Sindicato Profesional de Policía (SPP). Un colectivo en el que ambos compartieron cargos ejecutivos y que ahora vuelve a parecer en el horizonte con el nombramiento del comisario principal Hermes de Dios.