Francisco Nicolás Gómez, conocido como El Pequeño Nicolás. / E. P.

El 'pequeño Nicolás', condenado a un año y nueve meses por falsificación

El juez considera probado que usó un DNI falso para que un amigo se presentara por él al examen de Selectividad en 2012

Miguel Ángel Alfonso
MIGUEL ÁNGEL ALFONSO Madrid

La Audiencia Provincial de Madrid considera probado que Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como el 'pequeño Nicolás', falsificó un DNI para que un amigo suyo hiciera el examen de Selectividad en su nombre en el año 2012. Por ello, le ha condenado a un año y nueve meses de cárcel además de una multa de 2.700 euros. La Fiscalía pedía para él una sentencia de cuatro años de prisión por este caso, uno de cuatro juicios que tenía pendientes.

La Sección Séptima de la Audiencia de Madrid también ha condenado al amigo, identificado como Manuel A. S., a un año de prisión en calidad de cooperador necesario en el mismo delito, mientras que la funcionaria policial acusada de falsificar el DNI, Olivia P. R, ha recibido una pena de nueve meses de multa con una cuota de diez euros diarios como autora de un delito de falsedad en documento oficial cometido por funcionario público por imprudencia grave.

Un día antes de que se celebraran las pruebas de acceso a la universidad –entre el 11 y el 15 de septiembre de aquél año–, Gómez Iglesias acudió a una oficina de la Comisaría del distrito de Tetuán (Madrid).Según el fiscal, la agente que los atendió estaba compinchada con él y aceptó emitir un documento con el nombre del 'pequeño Nicolás' y la foto de Manuel A. S.

Sin embargo, la mayoría del tribunal (dos de los tres jueces) no consideran probado que la agente se percatara de que no era él, «pese a que se hallaba en condiciones de hacerlo de haber prestado una mínima atención». Además admiten que los dos amigos «no tienen un parecido significativo». «Se trata efectivamente de dos varones de la misma edad y de pelo moreno, pero fuera de estas coincidencias no se parecen», señalan.

Por este motivo, la sentencia, que aún no es firme y puede recurrirse en apelación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, cuenta con un voto particular tras considerar una de las magistradas que la policía colaboró necesariamente con los otros dos acusados.

El tribunal también reconoce que la causa se ha dilatado de forma indebida, dado que se inició en 2015 y el auto de apertura de juicio oral se dictó en 2018, pero no se ha celebrado hasta 2021.

Durante el juicio, los acusados negaron los hechos. «Nunca he visto ese DNI falso, me presenté yo a la selectividad», defendió el 'pequeño Nicolás'. «Yo no me presenté a nada», sostuvo su amigo. Sin embargo, un compañero de clase que compareció como testigo mostró varias capturas de una conversación en Whattsap en la que Gómez Iglesias comentaba que otra persona se iba a presentar a la Selectividad en su nombre. Un profesor del instituto también afirmó en la vista que el joven le confesó su treta, pero no lo denunció porque «no creyó que lo que el acusado le decía fuese cierto».

Frentes abiertos

No es el único frente en el oscuro horizonte judicial que tiene abierto Gómez Iglesias. También está pendiente de sentencia por el viaje que hizo el 13 de agosto de 2014 a Ribadeo (Lugo)–cuando contaba con 20 años– haciéndose pasar por un enlace de la Casa Real y la Vicepresidencia del Gobierno. Además, aún ha de ser juzgado por otras dos causa, una es la supuesta estafa a un empresario de Toledo haciéndose pasar por un asesor del Gobierno, por la que la Fiscalía solicita para él seis años de prisión por delitos de usurpación de funciones públicas, falsedad en documento oficial y estafa.

En el otro juicio se enfrenta a la mayor petición de la Fiscalía: nueve años y nueve meses de cárcel. Se le acusan de obtener datos de policías y del Ayuntamiento de Madrid a cambio de favores con la intención de hacerse pasar por un alto cargo del Estado para ofrecer ayuda a terceros a cambio de dinero.