Imagen de archivo de la estación marítima del puerto de Algeciras. / R. C.

Marruecos da vía libre a las navieras para reactivar los ferris con España

La autorización llega solo horas después de la reunión en Rabat entre Mohamed VI y Pedro Sánchez

R. C.

Las compañías navieras de transporte de pasajeros entre Marruecos y España podrán reiniciar su actividad de inmediato, tras dos años con ella suspendida. Menos de 24 horas después de que Mohamed VI se reuniera con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en Rabat para dar por zanjada la última gran crisis entre ambos países, el Ministerio de Transporte y Logística marroquí se puso en contacto con las operadoras para comunicarles la decisión.

En un comunicado publicado por el diario 'Le Matin' , el ministerio se dirigió el pasado viernes a las compañías que dan servicio desde los puertos de Tánger Med, Tánger ciudad, Nador y Alhucemas, para que, respetando las medidas sanitarias adoptadas por los dos países para frenar la propagación del coronavirus, reabran las rutas que hasta 2020 mantenían con ciudades como Tarifa, Algeciras o Almería. Esas medidas incluyen la presentación de una prueba de PCR negativa de menos de 72 horas y de un certificado de vacunación.

La declaración para una «nueva etapa del paternariado entre España y Marruecos» negociado por el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, y el marroquí, Naser Burita, ya hablaba del restablecimiento «inmediato y gradual» de las conexiones marítimas de pasajeros hasta la apertura de todas las frecuencias y de iniciar los preparativos para la operación 'Paso del Estrecho', que también lleva dos años sin realizarse. Pero no fijaba fechas concretas.

Orden y seguridad

En el Gobierno insisten en que es importante hacer compatible la vuelta a la normalidad de los flujos –no solo de personas sino también comerciales– con la seguridad. Por eso, descartaron la apertura instantánea de fronteras. Se trata, alegan fuentes de Exteriores, de hacer un proceso «ordenado» y de aprovechar la ocasión, dicen, para intentar meter mano a cuestiones como la situación de las porteadoras que trasladan enormes fardos de un país a otro en condiciones indignas.

Además, hacen hincapié en que Marruecos se ha comprometido por primera vez no solo a reabrir la aduana de Melilla, cerrada unilateralmente en 2018, sino a crear otra nueva en Ceuta.