Madrid y Barcelona siguen en la fase 0 con mejoras

Las dos metrópolis abrirán tiendas pero no terrazas, mientras la totalidad de Andalucía, Valencia, La Mancha y partes de Castilla y León pasan a la fase 1. Ayuso acusa al Gobierno de «paralizar» y «arruinar» la región.

MELCHOR SÁIZ-PARDO / MADRID

Al final ha sido una solución de compromiso. Casi un gesto de reconocimiento a los «grandísimos progresos», en palabras de Fernando Simón, a la Generalitat catalana y al Gobierno de la Comunidad de Madrid porque, en realidad, la situación epidemiológica y asistencial en ambas no es tan buena como quisiera ver ya el Ministerio de Sanidad para poder aprobar medidas de desconfinamiento.

Barcelona y Madrid no pasan a la ansiada fase 1 de la desescalada el próximo lunes, pero el Gobierno central no ha querido seguir asfixiando a las dos metrópolis fundamentales para el país, por lo que ha aprobado esta tarde que la Comunidad de Madrid y Barcelona y su cinturón tengan un alivio en su confinamiento, sobre todo con vistas a echar una pequeña mano a su maltrecha economía.

No ha habido sorpresas en el resto de la ‘repesca’: la totalidad de Andalucía, Valencia, La Mancha y las áreas de Castilla León que los solicitaron pasan a la fase 1, aunque no podrán optar a ascenso al siguiente escalón hasta dentro de 14 días, por lo que ya quedarán descolgadas definitivamente del resto del país.

En el caso de Barcelona y Madrid, Sanidad rechaza hablar de ‘fase 0,5’, porque este estadio -que se inventó esta semana la Generalitat para no dejar demasiado atrás a la ciudad condal y a su área metropolitana- no existe formalmente en el plan de vuelta a la ‘nueva normalidad’ de Moncloa’. Pero podía perfectamente llamarse así porque es una mezcla entre ambas fases.

El Gobierno ha autorizado al pequeño negocio de Madrid y Barcelona a abrir sus puertas sin cita previa con las medidas de higiene y distanciamiento ya anunciadas. Y se reabren los lugares de culto con un aforo limitado y se permiten hasta una decena de personas. Pero éstas serán las únicas de las ventajas de la fase 1 de la que disfrutaran las dos metrópolis. Ni la ciudad condal ni la capital de España y su región podrán abrir las terrazas de los bares ni sus ciudadanos podrán participar en reuniones de hasta diez personas. Tampoco podrán realizar movimientos a otros municipios dentro de la provincia ni ir a segundas residencias dentro de esa provincia.

Esta solución intermedia ha tenido una acogida diversa. Ha gustado al Govern de Torra y al ayuntamiento de Ada Colau, que de hecho son los ‘padres’ de esta fórmula ideada para hacer un guiño a Barcelona tras pedir, y obtener hoy, el paso a la fase 1 de Girona, Lérida y Catalunya central y otras tres zonas cercanas a Barcelona, las únicas comarcas que, además de la gran urbe y su cinturón, se habían quedado atrás la pasada semana.

Sin embargo, no ha satisfecho en absoluto al Ejecutivo Isabel Díaz Ayuso, que hasta el último momento defendió que la entera Comunidad de Madrid estaba preparada para pasar de fase. Los informes de Madrid destacaban que el número de pacientes hospitalizados ha descendido un 86% desde los picos de abril y que el de enfermos ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) lo ha hecho un 73%. En el plano asistencial, esos documentos defendían que la comunidad tiene 1.942 camas de UCI frente a las 1.340 camas que exigía Sanidad para que la región superara el listón.

Ayuso, solo minutos después de conocer la decisión de mantener en la ‘fase 0’ a Madrid se ha desfogado en Twitter. «El Gobierno no deja a Madrid pasar de fase y seguirá paralizada. No hay explicación técnica. No somos la región que más porcentaje de contagio tiene. Estamos preparados. Se arruinan nuestros comercios y cada semana perdemos entorno a 18.000 empleos. Madrid ha cumplido», ha escrito la presidenta.

“La comunidad de Madrid ha hecho un trabajo excelente desde el principio de la epidemia, a pesar de que a finales de febrero tuvieron un importante volumen de entrada de casos importados”, ha reconocido Simón. “Pero aunque ahora la situación sea muy favorable sigue siendo la comunidad que más casos registra a diario, junto con Cataluña. El número bruto de casos sigue siendo muy alto. Es una comunidad con transportes masivos y con un alto nexo de conectividad, que la ponen en una situación particular que hay que valorar con cuidado”, ha detallado.

“La Comunidad de Madrid debe estar una semana más en la fase 0 por prudencia. Los riesgos de Madrid y Barcelona no son los mismos que los del resto del territorio”, ha explicado el máximo responsable del Centro de Coordinación de Emergencias de Sanidad, quien ha además se ha desvelado el temor de los expertos de que en la comunidad haya todavía gran número de casos asintomáticos. “Si hay un brote en Madrid puede extenderse a toda España”, ha zanjado el responsable de Sanidad.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de este viernes sí que ha traído buenas noticias para el resto de comunidades, que han visto como sus peticiones eran autorizadas por el departamento que dirige Salvador Illa. El Gobierno ha dado luz verde para que toda Comunitat Valenciana pase a la fase 1 a partir del lunes 18. Esto supone el avance de fase de los 14 departamentos que durante esta semana se quedaron todavía en fase cero. La fase 1 llegará con las restricciones indicadas en el plan presentado por el Gobierno de Ximo Puig: la limitación de actos culturales y de ocio a un máximo de 30 personas y la restricción en el departamento de La Ribera de que no se puedan celebrar reuniones de hasta 10 personas por un repunte de los casos en la última semana.

Las provincias de Málaga y Granada, las dos únicas de Andalucía que no ‘aprobaron’ en la primera convocatoria han recibido el ‘ok’ de Sanidad, lo mismo que Toledo, Albacete y Ciudad Real, las tres únicas provincias manchegas que se habían quedado atrás, y que han sido promocionadas hoy a pesar de que Castilla-La Mancha en las últimas semanas se ha consolidado en el top de autonomías con peores indicadores epidemiológicos.

Otra de las comunidades que en los últimos tiempos ha entrado en lo más alto de esa lista de zonas en las que el virus sigue muy presente, Castilla y León, ha recibido el visto bueno parcial que había solicitado su propio Gobierno autonómico: el paso de 42 zonas básicas de salud a la fase 1, aunque manteniendo a las grandes poblaciones de la región en fase 0.

Tampoco ha habido sorpresas entre las más aplicadas de todo el país, las cuatro ‘islas afortunadas’. Formentera (en Baleares) y La Gomera, La Graciosa y El Hierro (en Canarias), que ya hace 14 días fueron las primeras en entrar en fase 1, se convertirán el lunes en las primeras zonas del territorio nacional en disfrutar de la fase 2.