Ayman al-Zawahiri durante su discurso difundido el pasado 24 de noviembre en el que menciona la «ocupación» de Ceuta y Melilla. / R. C.

El líder de Al Qaeda clama contra la «ocupación» de Ceuta y Melilla

Al-Zawahiri equipara la situación de las ciudades españolas con Palestina, el Cáucaso, Cachemira, Somalia o Mali

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDO Madrid

Al Qaeda vuelve a mirar a España después de meses fuera de su punto de mira. Y lo que es más llamativo, es el máximo responsable de la multinacional terrorista, Ayman al-Zawahiri, el que coloca de nuevo al país en su foco en un largo discurso en el que llama a la yihad y en el que clama contra la «ocupación» de Ceuta y Melilla. Las referencias a las ciudades españolas del norte de áfrica, no obstante –sostienen los analistas de inteligencia- por el momento no son consideradas una «amenaza directa» para España, ya que el sucesor de Osama Ben Laden, en realidad, recurre al ejemplo de Ceuta y Melilla para lanzar un ataque al 'status quo' establecido por Naciones Unidas y no hace una llamada específica a atentar en territorio nacional como represalia por esa «anexión».

El discurso con las referencias a España está siendo distribuido de manera profusa desde el pasado 24 de noviembre en foros yihadistas de todo el planeta. Se trata de una alocución de 38 minutos bajo el título de «advertencia a la nación islámica sobre la amenaza que representan las Naciones Unidas». Los análisis de los servicios antiterroristas de Interior y de la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS), una de las principales agencias privadas de inteligencia de España, son coincidentes: Al-Zawahiri básicamente arremete contra la ONU como forma de desacreditar al régimen taliban de Afganistán, con el que rivaliza y que en las últimas semanas ha defendido de manera insistente su entrada en Naciones Unidas tras hacerse con el poder en el país.

«Las Naciones Unidas fueron creadas por las potencias victoriosas en la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de imponer un sistema político y una doctrina en el mundo entero, y con miras a establecer su hegemonía sobre el resto de la humanidad«, clama el líder de Al Qaeda, al tiempo que denuncia que »aceptar la membresía de la ONU implica aceptar la adjudicación por leyes distintas de la Sharia islámica y, por lo tanto, el abandono total de la Sharia».

«Naciones Unidas en lugar de ser una «organización para la cooperación internacional» –explica el jefe terrorista- es «una organización creada por los mayores criminales para cambiar el sistema de creencias del resto de la humanidad, específicamente los musulmanes». Y es en ese contexto en el que Ayman al-Zawahiri apunta a España, a la que, junto a otros países, acusa de subyugar territorios musulmanes, en este caso Ceuta y Melilla, con la bendición del a ONU.

Los servicios de inteligencia no creen que se trate de una llamada para cometer atentados en suelo español

La primera referencia, a mediados del discurso, es para citar a España como potencia «ocupante» que incumple con la Carta de Naciones Unidas que garantiza la libertad de los pueblos. Y es ahí donde equipara la «ocupación de Ceuta y Melilla» con la de Israel sobre Palestina; o la de Rusia de Chechenia y territorios musulmanes en Asia central y el Cáucaso; la ocupación india de Cachemira; la anexión de China con el Turkestán Oriental, el control de Etiopía con la región de Zila y Harar, la ocupación de Zanzíbar por parte de Tanzania y otras supuestas anexiones de «tierras musulmanas» en Kenia, Somalia o Mali.

«La Carta (de la ONU) enfatiza la protección de la soberanía política del estado miembro y la inviolabilidad de sus fronteras territoriales y prohíbe el uso de la fuerza por un estado miembro contra otro. Por lo tanto, si un estado firma la Carta, reconoce per se la usurpación de territorios musulmanes por otros estados y afirma su derecho a aferrarse a estos territorios», advierte Ayman al-Zawahiri.

La segunda mención a España es cuando cita el país entre los estados a los que acusa de «no respetar la integridad territorial» de territorios musulmanes entre los que vuelve a enumerar, entre otros, a India, Rusia, China y Etiopía y Kenia. Casi al final de su alocución, el líder de Al Qaeda vuelve a referirse a España para afirmar que «Naciones Unida ha reconocido la anexión de Ceuta y Melilla», al igual que ha hecho con otros «territorios musulmanes» unidos a Bosnia o a países de África del Sur.

El vídeo, además, incluye una cita del cabecilla terrorista palestino Saykhn Abdullah Azzam, muerto hace 32 años en Pakistán, en la que recordaba que la «yihad es una obligación (para todos los musulmanes) desde la caída de Andalucía en 1492».

Según el informe de inteligencia de AICS al que ha tenido acceso este periódico, las referencias a Ceuta, Melilla y España «no deben entenderse como una amenaza directa». «Es cierto –apunta el texto de la agencia- que las menciones a las ciudades españoles se contextualizan en un entorno de llamamiento a la acción, a la yihad como forma de recuperar territorios históricos», pero «dejar traslucir amenazas directas a Ceuta y Melilla o buscar intencionalidad de forzar a individuos para que pasen a la acción en estas dos ciudades se valora exagerado».

Este análisis, no obstante, no es compartido totalmente por responsables de los servicios antiterroristas que, aunque admiten que no hay ningún llamamiento concreto a atentar, ven con «preocupación» que el máximo responsable de Al Qaeda se refiera de forma tan insistente a España y a las dos ciudades en un discurso que estos días está teniendo mucho eco entre los radicales de todo el mundo.