Las requisas del material de protección causan tensiones por su reparto

Las requisas de material de protección contra el coronavirus, para ponerlo a disposición del Ministerio de Sanidad, para su posterior reparto han causado este miércoles tensiones con otras administraciones. Las cuales exigen celeridad en su reparto para entregarlo a trabajadores sanitarios y de otros ámbitos.

EFE / MADRID

Las requisas de material de protección contra el coronavirus para ponerlo a disposición del Ministerio de Sanidad para su posterior reparto han causado este miércoles tensiones con otras administraciones, que exigen celeridad en su reparto para entregarlo a trabajadores sanitarios y de otros ámbitos.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido esta mañana que existen problemas de recursos en cuanto a los equipos de protección, aunque ha confiado en que en los próximos días haya material suficiente.

Ya ayer, el presidente andaluz, Juanma Moreno, solicitó celeridad en el reparto del material, y hoy, el de la Generalitat, Quim Torra, ha urgido al Gobierno de Pedro Sánchez a proporcionarle "material de protección" para personal sanitario y agentes de los Mossos d'Esquadra y policías locales.

En esa comunidad, el alcalde de Igualada, Marc Castells, ha denunciado que el hospital de la ciudad estaba a la espera de recibir una partida de 4.000 mascarillas cuyo envío ha sido parado en Madrid y ha solicitado a las autoridades competentes la autorización inmediata de la llegada de este material sanitario.

También la consejera vasca de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, ha exigido que no se incauten todas las mascarillas y otros elementos de protección individual, y reservar "un mínimo de equipos" que permita mantener parte de la actividad industrial.

Mientras, el Gobierno de Cantabria ha realizado un nuevo llamamiento a las empresas y establecimientos comerciales para que pongan a disposición de las autoridades sanitarias guantes, batas y delantales de plástico o cualquier prenda impermeable que pueda ser utilizada como protección para evitar salpicaduras al personal en contacto con enfermos afectados por el coronavirus.

68.913 mascarillas, 5.053 gafas y 5.816 guantes requisados

Solo hoy, la Guardia Civil ha requisado 68.913 mascarillas, 5.053 gafas y 5.816 guantes que serán puestos de inmediato a disposición de las autoridades sanitarias que están haciendo frente a la pandemia del coronavirus. La mayoría de estas requisas ha tenido lugar en aeropuertos como el de Barajas, Gran Canaria y Santiago de Compostela.

La más importante ha tenido lugar en Madrid, donde se han requisado 44.000 mascarillas; en Zuera (Zaragoza), los agentes se han incautado en las instalaciones de una empresa 1.132 que iban a subastarse, "de manera silenciosa", entre hoy y mañana a través de internet.

Otras quejas han llegado de otros sectores profesionales como el de la limpieza, de forma que la patronal madrileña de las empresas de este sector ha exigido que se les provea de los artículos imprescindibles porque como el Ejecutivo se ha confiscado "todos los materiales de protección disponibles" para dárselos a los servicios sanitarios, este sector "no puede acceder" a estos productos.

Asociación Estatal de Servicios Residenciales de la Tercera Edad

Por su parte, la Asociación Estatal de Servicios Residenciales de la Tercera Edad ha exigido el suministro inmediato de equipos de protección individual (EPI), de lo contrario los fallecimientos que se están registrado en este tipo de centros "pueden convertirse en algo más habitual de lo deseable", según ha advertido.

De la misma forma, la Federación Empresarial de la Dependencia (FED) ha solicitado con carácter urgente material de protección individual a los trabajadores del sector para que puedan desarrollar con seguridad sus labores y prevenir contagios en sus centros porque estos profesionales "no cuentan con mascarillas, guantes, gafas o trajes de protección química, entre otros".

Plataforma del Tercer Sector

Desde la Plataforma del Tercer Sector, compuesta por 30.000 ONG, han reclamado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, el abastecimiento "con máxima urgencia" de equipos de protección a las entidades sociales para que puedan seguir atendiendo a las personas más vulnerables.

También diferentes cadenas de supermercados se han puesto en contacto con las autoridades ante los problemas que encuentran para abastecer a sus empleados de elementos de protección: la Cooperativa Covirán ha pedido al Ministerio de Sanidad y a la Junta que se considere profesionales prioritarios a sus trabajadores y que se les garanticen esos artículos.

Y el sector de Seguridad de la Federación de Servicios, Movilidad y Comunicación de UGT-Euskadi ha denunciado que las empresas vascas de seguridad privada "no están dotando a los vigilantes de seguridad y servicios auxiliares de los equipos mínimos de protección ante el coronavirus, a pesar de que delegados de salud laboral lo han solicitado".

Sin equipos de protección necesarios

El sindicato ELA ha denunciado que los trabajadores de las subcontratas de ambulancias trabajan "en precario" y sin los equipos de protección necesarios, lo que les convierte "en un peligro para la población".

Mientras, el Gobierno de Cantabria ha realizado un nuevo llamamiento a las empresas y establecimientos comerciales para que pongan a disposición de las autoridades sanitarias guantes, batas y delantales de plástico o cualquier prenda impermeable que pueda ser utilizada como protección para evitar salpicaduras al personal en contacto con enfermos afectados por el coronavirus.

Donaciones

Paralelamente, se suceden las donaciones de este clase de productos: por ejemplo, el Espanyol ha entregado 6.000 mascarillas a varios centros médicos y hospitalarios, y la Universidad de Salamanca ha hecho lo propio con otras 3.000, además de 54.000 guantes de nitrilo, monos, batas y gafas protectoras.

En Zaragoza, los agentes de la Policía Local han recibido mil mascarillas, 10.000 guantes y botes de hidrogeles y, en Pamplona, ciudadanos y empresas están dando estos días ejemplo de solidaridad y altruismo contribuyendo con la donación de este material.

No obstante, desde Samur-Protección Civil insisten en la importancia de las medidas higiénicas elementales para luchar contra el coronavirus y ha enfatizado que el uso de mascarillas quirúrgicas es una "falsa medida de protección" que no evita el contagio contra esta enfermedad. La principal forma de esquivarlo, insisten los sanitarios, es el continuo lavado de las manos y la limpieza de "pomos, puertas y ventanas".