Marlaska. / ep

El Gobierno y la Generalitat acuerdan aumentar un 20% la plantilla de los Mossos

El cuerpo autonómico incorporará casi 3.700 nuevos agentes

CRISTIAN REINO Barcelona

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, han encabezado este viernes en el Palau de la Generalitat la primera reunión de la junta de seguridad de Cataluña desde hace tres años. El Ministerio del Interior y la Consejería de Interior de la Generalitat han escenificado que han abierto una nueva etapa, con mejores relaciones, y anunciado que han acordado ampliar la plantilla de los Mossos d'Esquadra un 20%, tal y como llevaba años reclamando el Govern catalán. De los 18.000 agentes actuales, la Policía autonómica pasará a tener 22.000. Las incorporaciones se harán de forma paulatina, de unos 800 agentes anuales. El techo de la plantilla de la Policía catalana no se había modificado desde hace 15 años.

El contexto que rodea a los dos ejecutivos no tiene nada que ver con el del último encuentro, meses después del encarcelamiento de los líderes independentistas, con el levantamiento del 155 aún reciente y un ambiente de enfrentamiento por el 'procés'. Aun así, el ministro del Interior y el consejero comparecieron juntos entonces tras la reunión. Este viernes, en cambio, lo han hecho por separado. Ambos han restado importancia al detalle.

Tanto Marlaska como el consejero Elena han destacado la relevancia de los acuerdos adoptados en la reunión de este viernes. «Hemos sabido construir un modelo de cooperación institucional ejemplar», tras superar «obstáculos», ha afirmado el ministro del Interior. «Hemos alcanzado acuerdos relevantes», ha asegurado. En la misma línea, Elena ha asegurado que se han firmado pactos «necesarios y trascendentes para los Mossos y para la seguridad de los ciudadanos». A su juicio, el de este viernes es el acuerdo más relevante en materia policial en 15 años.

Además del aumento de la plantilla, Gobierno y Govern han acordado que los Mossos sean un cuerpo considerado como otra policía española a efectos europeos y de Schengen. De tal manera, que podrán hacer labores de vigilancia judicializada transfronteriza. Hasta ahora, la Policía catalana ya podía hacer persecuciones transfronterizas en caliente. «Ahora damos un paso más allá», ha expresado el ministro.

La reunión se ha celebrado también en un clima de consternación en Cataluña tras la brutal violación a una menor de 16 años el pasado 31 de octubre en Igualada. Tanto Marlaska como Elena han rechazado y condenado el «salvaje ataque» perpetrado, en principio, por dos hombres. Elena ha señalado que no hay novedades en la investigación. Los Mossos siguen sobre la pista de dos supuestos violadores.

Sobre Puigdemont, el ministro ha señalado que cualquier ciudadano español tiene el deber de comparecer ante las autoridades judiciales.