Las ramblas de Barcelona, lugar de los atentados del 17A. / efe

La Generalitat pide una comisión de investigación sobre los atentados de Barcelona

El Govern pide a Sánchez que informe a Aragonès sobre las actuaciones de investigación que se inicien

CRISTIAN REINO Barcelona

El independentismo sigue abonando la teoría de la conspiración sobre la posible responsabilidad del CNI en los atentados islamistas del 17-A en Barcelona y Cambrils, en los que fueron asesinadas 16 personas. El Ejecutivo catalán, en su reunión semanal, ha acordado este martes instar al Gobierno central a abrir una comisión de investigación en el Congreso en relación con los atentados, después de las declaraciones de José Manuel Villarejo ante la Audiencia Nacional el pasado 11 de enero. El Govern asegura que Villarejo no tiene credibilidad, pero al mismo tiempo asegura que sus declaraciones son lo suficientemente graves como para pedir a Pedro Sánchez que informe a Pere Aragonés sobre las actuaciones de investigación que se han iniciado o se vayan a poner en marcha, en las reuniones bilaterales entre la Generalitat y el Estado. En cualquier caso, el Ejecutivo catalán ha precisado que el contacto entre Sánchez y Aragonès para abordar este asunto debe quedar al margen de la mesa de diálogo y de la comisión bilateral Estado-Generalitat sobre infraestructuras y competencias.

La Generalitat exige asimismo al Gobierno español la modificación de la ley de secretos oficiales para reducir los plazos de duración de una materia como secreta o reservada y reconociendo expresamente la facultades del Congreso y el Senado y de los tribunales de tener acceso a la información que consideren necesario reclamar. La administración catalana, en cambio, renuncia a emprender acciones legales contra el excomisario, como avisó en un primer momento. Villarejo involucró al CNI y, en concreto, a su director -Félix Sanz Roldán- en los atentados yihadistas en Cataluña. El excomisario acusó al CNI de conocer o incluso colaborar en los atentados a través de su relación con Abdelbaki Es Satty, imán de Ripoll y jefe de la célula islamista que perpetró los atentados. Según el propio Villarejo, se quería «dar un pequeño susto a Cataluña» pero el CNI »calculó mal las consecuencias«.

Ante estas declaraciones, el Gobierno de Cataluña ve necesario que se abra una comisión de investigación para «esclarecer su veracidad», las vinculaciones del CNI con Abdelbaki Es Satty y la posible implicación de la inteligencia española en los atentados. «Cualquier sombra de duda, debe esclarecerse», ha asegurado la portavoz del Govern, Patricia Plaja.