ERC busca unidad del independentismo para no votar sola en la investidura

18/11/2019

Esquerra Republicana de Catalunya, cuya posición es determinante para permitir la investidura de Pedro Sánchez, va a buscar la unidad de voto con las otras dos formaciones independentistas catalanas, JxCat y la CUP, así como con Bildu y el BNG, para no quedarse sola en su decisión.

ERC ya anunció la semana pasada su intención de consensuar con Junts el voto en la investidura, y este lunes ha anunciado su intención se sumar también en esa propuesta a la CUP, Bildu y el Bloque.

Una mesa de negociación "entre iguales", "sin condiciones" y "con garantías" para encauzar el conflicto catalán es lo que sigue pidiendo Esquerra, y busca la unidad de acción para hacer un frente común que reclame esa mesa, como ha apuntado la portavoz de ERC, Marta Vilalta.

La abstención de Esquerra no vale por sí misma para que la investidura salga adelante si estos otros partidos votan no, y sería necesario que se sumaran a dicha abstención, al menos, o Bildu o JxCat.

Incógnitas

El camino, por tanto, sigue sin estar despejado para el pacto PSOE-Podemos y la investidura de Sánchez y quedan aún muchas incógnitas por resolver.

Los socialistas han reanudado sus contactos con las fuerzas políticas del Congreso y esta mañana Adriana Lastra se ha reunido con Néstor Rego, el nuevo diputado del BNG, partido que vuelve a la Cámara tras dos legislaturas fuera.

En declaraciones a los periodistas, Rego ha dejado claro que el voto del Bloque no dependerá de la posición de otras formaciones nacionalistas, sino que responderá a los "intereses de Galicia", aunque admite que su apoyo va a depender, entre otras cosas, del compromiso del futuro Gobierno con el "respeto" hacia las "naciones en el Estado" y su disposición al diálogo en Cataluña.

Desde el Gobierno, la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Carmen Calvo, ha lanzado un mensaje a los independentistas, el de que también ellos deben velar por la gobernabilidad de España.

Consulta a las bases del PSOE y Podemos

"Toca que todos pongamos por delante a España y por detrás a nuestros intereses y, cuando digo todos, digo también a los partidos independentistas que se presentan a las elecciones generales y que tienen escaños en las Cortes Generales", ha dicho Calvo en la localidad cordobesa de Cabra.

Tanto los socialistas como Unidas Podemos han aprobado este lunes la pregunta que harán sobre el preacuerdo de coalición en sus respectivas preguntas a la militancia.

"¿Apoyas el acuerdo alcanzado entre el PSOE y Unidas Podemos para formar un Gobierno progresista de coalición?" preguntará el Partido Socialista a sus militantes, una cuestión parecida a la que hará Unidas Podemos a los suyos: "¿Estás de acuerdo en que participemos en un gobierno de coalición en los términos del preacuerdo firmado por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez?. Sí o no".

El responsable de Organización de los socialistas, José Luis Ábalos, quien a través de la web del PSOE ha animado en un vídeo a la participación en una consulta que pretende el aval al primer Gobierno progresista de coalición, ha coordinado horas después una reunión con sus homólogos provinciales.

En dicha reunión, han destacado fuentes del PSOE, se ha unificado un objetivo: motivar a los militantes para que se pronuncien en la consulta.

Y mientras los socialistas siguen con las negociaciones, Podemos ha dejado claro que el liderazgo de esta fase de diálogo con el resto de fuerzas es de Pedro Sánchez y del PSOE, como ha apuntado la portavoz del Consejo de Coordinación de la formación morada, Noelia Vera.

Garantía de libertades

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha hecho este lunes una férrea defensa de su pacto con Pedro Sánchez en un artículo que publica el diario británico The Guardian, en el que pone en valor la futura coalición como la mejor garantía que tiene España para frenar el auge de la extrema derecha y proteger las libertades y el Estado de bienestar.

Iglesias considera que el próximo Gobierno de coalición puede ser clave para afrontar la crisis catalana y "el hecho plurinacional de España desde el diálogo y la empatía".

Y también, ha añadido, para poner "freno" al "auge de la extrema derecha" con políticas sociales que sean un "cinturón de seguridad para las mayorías sociales vulnerables" ante "la desaceleración económica que vuelve a amenazar lo que queda del Estado del bienestar en Europa".

El PP, espera en el camino de Sánchez

En la derecha, el PP se ha encontrado este lunes con la opinión de uno de los referentes para la dirección que encabeza Pablo Casado, el expresidente José María Aznar, quien ha considerado que la única manera de evitar una crisis constitucional y del sistema en España es con una alianza entre el PP y el PSOE que en ningún caso puede estar encabezada por Pedro Sánchez.

Desde Génova, la vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra, ha respondido a esta reflexión subrayando que en su partido deben moverse en el "ámbito de la realidad y no de la suposición".

Ha recalcado que es Pedro Sánchez quien ha iniciado un camino que "no es el de los pactos constitucionales" y quien trata de tejer "un cordón sanitario" para aislar a los populares.