El PSOE redobla la presión a Podemos y advierte: no habrá segunda investidura

27/06/2019

La estrategia de presión que el PSOE ha desplegado para hacer ver a los partidos, especialmente a Unidas Podemos, que es factible que haya nuevas elecciones generales ha vivido este jueves un momento álgido al advertir que si fracasa la investidura de Pedro Sánchez en julio, no habrá segundo intento.

El aviso lo lanzó este jueves la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, en Barcelona. Sus declaraciones han sido nítidas: no habrá segunda vuelta si no sale la investidura que se prevé para el mes que viene, por lo que ha pedido a los partidos con representación parlamentaria que se concentren en dejar clara su posición cuando tenga lugar el debate y cuando se celebren las votaciones.

Ha incidido en la advertencia al recomendar a las formaciones políticas que "no se confíen y no hablen de primera investidura" como si dieran por hecho que habrá un segundo intento en septiembre porque, según sus palabras, no lo habrá.

Si a alguien se ha dirigido este órdago es al socio prioritario, es decir, a Unidas Podemos, con cuyo líder, Pablo Iglesias, se ha visto Sánchez desde el pasado día 11 hasta en tres ocasiones.

Tres reuniones que han oscilado de una cierta concordia, como cuando hablaron de un "gobierno de cooperación", a una aparente ruptura, como fuentes socialistas pusieron de manifiesto el martes pasado al indicar que Iglesias ya no descartaba un voto en contra.

La vía de la derecha

El camino a una posible investidura fallida se ha allanado en las últimas fechas por las dudas de Unidas Podemos, ya descontados PP y Cs, firmes en su "no".

Su portavoz parlamentaria, Irene Montero, dijo este miércoles que Sánchez había transmitido a Iglesias que prefiere sacar adelante la investidura por la vía de "la derecha", es decir, del PP y de Cs, principalmente este último.

La ministra Montero ha negado que sea así, igual que ayer miércoles lo negó la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra.

Tras los reproches cruzados, Irene Montero ha preferido hablar este jueves sobre "el compromiso irrenunciable" que su organización política mantiene para que se forme un Gobierno de PSOE y Unidas Podemos y se refuercen, de este modo, los derechos sociales.

Intercambio de reproches

A su juicio, no tiene sentido intercambiarse reproches y desmentidos ("sobra el cruce de acusaciones", ha dicho), de modo que ha abogado por el entendimiento. No ha puesto fecha, como sí hizo ayer Iglesias, para quien si el pacto no surge antes de agosto, surgirá después, en septiembre.

El mapa de apoyos a Sánchez está escaso, únicamente el diputado del PRC, pero los movimientos no cesan, y este mismo jueves los políticos presos de JxCat han apostado por la abstención.

No ha sido el único gesto procedente de Cataluña porque el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha recordado que ERC, formación de la que es alto cargo, no se plantea "cheques en blanco" al PSOE, pero tampoco "líneas rojas".

Espalda a los constitucionalistas

El paso de los días entraña el riesgo para muchos partidos de que se airee en su seno alguna diferencia o este o cual matiz, algo que el líder del PP, Pablo Casado, no ve en el suyo. El posicionamiento de los populares en el "no" a Sánchez es inamovible y unánime en una formación que, como ha subrayado este jueves en el Congreso, es "alternativa" a Pedro Sánchez.

Facilitar la investidura del secretario general del PSOE anularía este papel, y más si se repara, ha recordado Casado, en que en Navarra los socialistas aspiran a gobernar con la abstención de Bildu.

El PP considera incompatible que el Partido Socialista le llame a abstenerse al mismo tiempo que da la espalda a los partidos constitucionalistas en las negociaciones para el Gobierno navarro.

Tampoco se registran movimientos ni cambios de parecer en Ciudadanos, cuya portavoz en el Congreso, Inés Arrimadas, ha instado al presidente en funciones a que "dé la cara" y convoque la investidura cuanto antes.

Sin fecha concreta

Fuentes socialistas reconocen su desconocimiento sobre la fecha más allá de los rumores y componendas que la sitúan a mediados del mes que viene, generalmente dentro de la segunda quincena.

El martes que viene Pedro Sánchez se reunirá con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, para ponerla en el calendario; a la sesión, cuando tenga lugar, irá el líder del PSOE cuente con los apoyos que cuente.

Hay una voluntad estratégica en ello, y ésta pasa por "repartir la presión". El PSOE tiene asumido que salir de una investidura sin presidente comporta un coste, pero éste siempre será menor que el que se deriva de quedarse con los brazos cruzados, apostillan fuentes de este partido.