El ministro de Cultura defraudó a Hacienda 218.322 euros

    Cargando reproductor ...
13/06/2018

El digital El Confidencial desvela hoy que en los ejercicios 2006, 2007 y 2008, Màxim Huerta, ministro de Cultura y Deportes, defraudó a Hacieda cuando trabajaba como presentador en ‘El programa de Ana Rosa’ de Telecinco, un espacio televisivo dirigido por la periodista Ana Rosa Quintana. Según este diario dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) emitidas en mayo de 2017, establecen la condena al ministro

Según este diario, que ha sometido las sentencias al análisis de diversos expertos, la inspección de Hacienda concluyó en 2012 que en esos tres años fiscales habría facturado un total de 798.521 euros por medio de Almaximo Profesionales de la Imagen SL, sociedad de la que era único accionista y administrador desde enero de 2006 y que se liquidó a finales de 2016. Facturó 207.920 euros en 2006, 287.095 en 2007 y 303.506 en 2008.

La información es comentario esta mañana en todos los medios de comunicación y en las tertulias de radio.

Según el TSJM, el entonces presentador en “El programa de Ana Rosa” (Telecinco) ingresó en esos tres años casi 800.000 euros a través de la sociedad limitada Almaximo Profesionales de la Imagen, de la que era único accionista y administrador desde 2006 y que fue liquidada a finales de 2016.

La resolución sostiene que las facturas de la sociedad se refieren exclusivamente a prestaciones de servicio de Huerta con terceros, es decir, “guardan una relación directa con el socio como presentador”, aunque el objeto de la misma fuera la organización y producción de espectáculos públicos o el asesoramiento de artistas.

A través de Almaximo Profesionales de la Imagen S.L., Huerta declaró a Hacienda en 2006, 2007 y 2008 los ingresos, gastos y beneficios a través del impuesto de sociedades.

De esta forma, por casi 800.000 euros de ingresos en esos tres ejercicios, tributó en IRPF 21.860 euros, por lo que eludió “los tipos impositivos progresivos y más elevados de IRPF”.

Los criterios de Hacienda fueron modificados en 2012 al establecer que los servicios profesionales debían tributarse como impuestos personales como es el caso de Huerta, según la resolución que hace responsable al ministro de una infracción de la ley “por dejar de ingresar en el plazo establecido en la normativa de cada tributo la deuda tributaria que debiera resultar de la correcta autoliquidación de tributo”.

Incluidos costas, gastos de demora y el promedio de la subida del IPC la cifra actualizada de la sanción es 253.253 euros, aunque el fraude inicial es de 218.322 euros, según detalla El Confidencial.

El presidente del sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, explica también a ese medio que “no existe delito porque el fraude no supera los 120.000 euros por ejercicio y no hay una voluntad dolosa” en el actuación del sentenciado.

Con todo, el fallo del TSJM estima que la conducta “no puede ser calificada sino de voluntaria y culpable, en el sentido que se entiende que le era exigible otra conducta distinta, no pudiéndose apreciar buena fe en su actuación en orden al cumplimiento de sus obligaciones fiscales”.