Distintos alcaldes alzan la voz contra Hacienda

Se darán cita este viernes para preparar un manifiesto contra el acuerdo de remanentes de la FEMP

EUROPA PRESS Zaragoza

Alvaldes de diferentes partidos políticos celebran este viernes una reunión por videoconferencia con el objetivo de suscribir un manifiesto para modificar el real decreto ley aprobado en Consejo de Ministros esta semana que recoge el acuerdo económico de Hacienda y la FEMP para la acción local ante la crisis de la COVID-19.

En rueda de prensa, tras la reunión del presidente del PP de Aragón, Luis María Beamonte, con los concejales 'populares' en el Ayuntamiento de Zaragoza, el alcalde ha subrayado que «esto no va de ideologías, sino de recursos para hacer frente a las necesidades de los ciudadanos» tras los gastos ocasionados por la pandemia del coronavirus.

Según ha contado, ya han confirmado su asistencia los alcaldes de Cádiz (Adelante Andalucía), Lérida (Esquerra Republicana de Cataluña), Santa Cruz de Tenerife (Coalición Canaria), Granada (Ciudadanos), Bilbao (PNV), Murcia, Madrid y Zaragoza (PP). También podría participar la alcaldesa de Canyelles y portavoz de PDeCAT en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Azcón ha señalado que se está trabajando en el manifiesto, si bien el hilo conductor será la modificación del real decreto ley, cuyas consecuencias económicas se analizará en la reunión de este viernes y también cómo garantizar un reparto justo de los 5.000 millones de euros de fondos estatales para entidades locales. Ha remarcado que el texto estará abierto a más alcaldes «que quieran defender a sus ciudadanos».

Tras incidir en su crítica de que el real decreto ley, fruto de un acuerdo entre el Ministerio de Hacienda y la FEMP, es «injusto» ya que excluye del reparto de los 5.000 millones a los ayuntamientos sin remanentes y el de la capital aragonesa no los posee, Azcón ha apuntado que en la misma situación están las ciudades de Cádiz, Lérida y Granada.

En el caso del Santa Cruz de Tenerife, tiene un «mínimo ahorro», mientras que Bilbao reclama poder utilizar el cien por cien de los remanentes, 110 millones de euros, «porque es un dinero de los bilbaínos», ha apuntado Azcón.