Delgado se defiende en el Senado entre gritos de «dimisión» del PP

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, respondió este martes a su primera pregunta en la sesión de control en el Senado sin entrar en la polémica sobre las grabaciones de la comida compartida con el excomisario José Villarejo, pero ha afrontado los gritos de «dimisión, dimisión» desde la bancada del PP.

EFE / MADRID

Tras la pregunta, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha tenido que mandar callar a varios de los senadores, ante los gritos de "dimisión, dimisión" que se oyeron desde las bancadas populares y el barullo que se generó en el hemiciclo.

La senadora del PP Esther Muñoz se ha dirigido en numerosas ocasiones a Delgado llamándola "todavía ministra", la ha acusado de mentir, y ha finalizado su intervención instando a Delgado a que "dimita ya" y no espere a su reprobación, que se votará esta tarde en el Senado a instancia de los 'populares'.

Pero Delgado no ha querido entrar a responder a las acusaciones de Muñoz, a la que ha replicado llamándola "todavía portavoz de Justicia del PP", y le ha dicho que no va a contestar a sus afirmaciones "porque no lo merece".

Interferencias

Delgado se ha limitado a contestar a la pregunta de Muñoz, sobre un posible indulto a los presos por rebelión o sedición, que el Gobierno ha respetado "escrupulosamente" la independencia judicial, y es el anterior Ejecutivo del PP el que ha intentado interferir en el poder judicial "sistemáticamente".

Muñoz ha asegurado que la ministra va "de rectificación en rectificación" y le ha advertido de que tendrá que dimitir "antes o después" por mentir, además de recriminarle que "prefiere trabajar con tíos que con tías", en referencia a uno de las grabaciones publicadas hoy por moncloa.com, un diario digital creado este mes y dirigido por el periodista Joaquín Vidal.

Para la senadora del PP está claro que la moción de censura "tenía un precio que es romper el país" y ha cuestionado si forma parte de un acuerdo de no agresión con los independentistas la concesión de un indulto a cualquier que pudiera ser condenado por rebelión o sedición.

Sin pacto independentista

La ministra ha negado la existencia de ningún "pacto" con los independentistas y ha afirmado que el Gobierno "no ha dado una sola instrucción a ningún fiscal, no ha llamado a ningún juez" y ha respetado siempre la independencia judicial y la autonomía del ministerio fiscal.

Además, ha explicado que el indulto está regulado en una ley de 1870 y requiere todo un proceso antes del llevarlo al Consejo de Ministros, ya que es una "prerrogativa" del Ejecutivo y en función de que concurran o no los requisitos de justicia y equidad "se concede o no se concede".

Pero, en todo caso, el Gobierno lo que "no puede hacer bajo ningún concepto es intentar interferir en el poder judicial", como considera que ha hecho el anterior Ejecutivo, y por eso ha sido reprobado el anterior ministro de Justicia y el fiscal general del Estado.

La senadora popular ha reprochado a la ministra que no ha hecho nada tras las declaraciones de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, a favor de los indultos a los políticos independentistas presos, "ni va a hacer nada" porque "todo forma parte del plan para estar en el Gobierno y ese plan es vender a España".