Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de julio
Fachada del Congreso de los Diputados Efe
El Congreso dejará de apellidarse «de los Diputados» y su reglamento será en lenguaje inclusivo

El Congreso dejará de apellidarse «de los Diputados» y su reglamento será en lenguaje inclusivo

El PP y Vox han mostrado este martes su oposición a la reforma del Reglamento del Congreso impulsada por el PSOE y Sumar

EP

Martes, 19 de marzo 2024, 20:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El PP y Vox han mostrado este martes su oposición a la reforma del Reglamento del Congreso impulsada por el PSOE y Sumar para redactar las reglas de la institución en lenguaje inclusivo, pues argumentan que se trata de una modificación «política» e «ideológica» que no servirá para avanzar en la igualdad de género. Además, el PP ha alertado de que esto pueda ser la antesala de la revisión del resto del corpus legislativo español y Vox ha denunciado que esconde una «reforma de la Constitución encubierta».

Así se han pronunciado en el Pleno de la Cámara durante el debate de toma en consideración de esta nueva versión del Reglamento en lenguaje inclusivo, que afectará al grueso de los 207 artículos que lo integran incluido su título, pues perderá la coletilla 'de los diputados', que sí permanece en la Constitución.

La vicepresidenta cuarta del Congreso, la 'popular' Marta González, ha mostrado su temor a que tras esta revisión del Reglamento lo siguiente sea 'traducir' toda la legislación española y se ha amparado en los argumentos esgrimidos por la Real Academia de la Lengua (RAE) contra el lenguaje inclusivo.

Prohibido en Francia

Así, ha reseñado que la academia sostiene que no son más igualitarias las sociedades que utilizan lenguas que no tienen masculino genérico, y ha puesto el ejemplo del árabe. También ha comentado que en Francia se ha prohibido el lenguaje inclusivo en las escuelas por considerarlo «un freno al aprendizaje».

González ha mencionado a la lingüista Carme Junyent, quien consideraba el lenguaje inclusivo una «imposición» que «ridiculiza la lucha de las mujeres y no sirve para nada». A su juicio, el lenguaje inclusivo es una «cuestión política»: «Dediquémonos a mejorar la igualdad entre mujeres y hombres y en ese momento el cambio en el lenguaje será una realidad porque será simplemente su reflejo como un espejo», ha apostillado.

Desde Vox, Ignacio Gil Lázaro ha descalificado una iniciativa que, a su juicio, tiene una base «ideológica», «no sirve para avanzar en nada en la igualdad», es «pura fachada» y además no sólo «atenta contra el principio de jerarquía normativa», sino que además esconde una «reforma encubierta por vía ordinaria del texto constitucional» al eliminar de su título el término «de los diputados». «No vamos a avalar esta patochada», ha zanjado.

La reforma ha sido defendida por la socialista Susana Ros, quien ha subrayado que el lenguaje es fundamental para «combatir prejuicios» y que esta reforma no es un «capricho», sino una «necesidad» porque la igualdad «no es una opción», sino una «obligación». En la misma línea, la vicepresidenta tercera del Congreso, Esther Gil de Reboleño, de Sumar, ha destacado que esta nueva versión del Reglamento es «un acto revolucionario justicia linguística».

Ros ha puesto el ejemplo del término 'padres' de la Constitución, que ha contribuido a «invisibilizar» y lanzar al olvido a las 27 mujeres de distintos partidos que tuvieron escaño en la legislatura constituyente, haciendo aportaciones «muy valiosas», y ha recordado que ninguna de ellas apoyó el artículo que aún hoy consagra la primacía del varón en la sucesión a la Corona.

Todas las garantías jurídicas

Al PP Ros le ha preguntado si no le da «vergüenza» no apoyar esta modificación reglamentaria y gobernar por Vox, mientras que Gil de Reboleño, de Sumar, le ha pedido cuentas por no haber considerado necesarios cursos sobre igualdad para el personal del Senado, mientras que sí se han hecho en el Congreso.

También ha asegurado que el nuevo Reglamento cuenta con «toda las garantías jurídicas» y que cuando se apruebe también se sentirán representadas todas las mujeres que trabajan en la institución, las que ocupan los escaños (el 44% del total) y las que integran el 60% del personal.

Los grupos que apoyan la reforma han coincidido en denostar el uso del masculino genérico, por exclusivo. El portavoz de Igualdad del PNV, Joseba Agirretxea, ha recalcado que el «lenguaje crea e interpreta la realidad» y que esta reforma es un «instrumento para el cambio» que beneficiará «a todas las personas».

Y también las personas no binarias

«Esto no es un asunto menor mi meramente linguístico», ha dicho, defendiendo también la revisión de todos los textos jurídicos. Desde Bildu, Bel Pozueta ha saludado lo que considera un «pequeño gran paso» y ha pedido que el siguiente sea hacer una Constitución también inclusiva.

De los partidos del Grupo Mixto han avanzado su apoyo tanto el BNG como Podemos, cuya secretaria general, Ione Belarra, ha reclamado también respeto para las personas no binarias, desde el convencimiento de que «el lenguaje solo es inclusivo si es para todes».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios