Batet, dialogante y plena confianza de Pedro Sánchez

03/12/2019

Meritxell Batet Lamaña repite como presidenta del Congreso tras lograr el apoyo de la Cámara Baja y mantener la confianza de Pedro Sánchez, que premia así su carácter dialogante y su actitud serena y centrada ante la situación de Cataluña.

Hace poco más de un mes, Batet defendía sin ambages la posición de Sánchez en Cataluña tras conocerse la sentencia del "procés" y pese a los altercados vividos, especialmente en Barcelona, la recién elegida presidenta dejó claro que no había necesidad alguna de aplicar ni un 155 ni una ley de Seguridad Nacional.

Convencida de que el conflicto con Cataluña se supera con diálogo, esta militante del PSC, partido que hoy está presente en el equipo negociador del PSOE con ERC para abordar la investidura, siempre apostó por "dejar de cavar trincheras" y por "desterrar el insulto" de las relaciones entre partidos.

Nacida en Barcelona en 1973, es partidaria de que España evolucione hacia un modelo federal y considera que la mejor manera de resolver el conflicto catalán es dialogar dentro de la ley para "reforzar el autogobierno".

Y hace dos meses, en su discurso de cierre en la última sesión plenaria y ante unas elecciones ya convocadas, Batet admitía que la política había fallado a los ciudadanos al no haber sido capaces de formar un gobierno.

Entonces ya subrayaba que "la democracia es más sabia que las personas" y se mostraba dispuesta a que el PSOE, como el resto de partido, rindiera cuentas de nuevo ante los ciudadanos.

Precisamente en esa campaña electoral Batet apenas puso estar presente ya que un problema de vértigos, ya resuelto, le impidió involucrarse de lleno en los actos del PSC.

Sin embargo, Batet quiso estar presente el último día de campaña en Barcelona, su ciudad natal, y en un video proyectado en el ´gran acto de cierre', protagonizado por Pedro Sánchez, llamó a la movilización para superar el bloqueo, frenar a la derecha y al independentismo.

"No podemos permitir la exclusión, la división y el odio que nos ofrecen las derechas y el independentismo", dijo entonces la candidata y ahora renovada presidenta, resumiendo así su carácter político.

En más de una ocasión, Batet ha rechazado el "bajo tono" de la política española y se ha preguntado: "¿Cómo podremos pedir a los ciudadanos que se respeten entre ellos si no nos respetamos entre nosotros?", suele argumentar.

Del Derecho a la Política

En 1995 se licenció en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, en la que fue profesora tras realizar los cursos de doctorado en Derecho Público.

Su salto a la política lo dio como independiente en el undécimo lugar de la lista del PSC de Barcelona en las generales de 2004. Y consiguió un escaño que ha mantenido hasta ahora.

Como ministra de Política Territorial, donde estuvo menos de un año, tuvo un papel protagonista en la búsqueda de una solución para la crisis catalana. Y, con su estilo diplomático dio los primeros pasos hacia la distensión

Afincada en Madrid, es madre de dos hijas gemelas de seis años -Adriana y Valeria-, que nacieron el 24 de septiembre, festividad de la Mercè, patrona de Barcelona.

Dos hijas fruto del matrimonio que contrajo en 2005 con el entonces diputado popular José María Lassalle, que fue secretario de Estado de Cultura y del que se separó en mayo de 2016.