Abascal recalca que la gobernabilidad no es responsabilidad de Vox

11/11/2019

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha advertido este lunes de que la gobernabilidad no es responsabilidad de su partido porque los españoles les han votado para que hagan oposición y ha asegurado que votarán en contra de cualquier gobierno integrado por el PSOE.

"La responsabilidad de formar gobierno es de otros, de los que han ganado y de aquellos que durante la campaña electoral dijeron que estaban dispuestos a desbloquear la situación", ha recalcado Abascal en una rueda de prensa tras las elecciones que han situado a Vox con la tercera fuerza política del país.

El líder de Vox ha precisado que no echarán "en cara" al PP y Cs un acuerdo con el PSOE dado que "comparten políticas", pero les ha pedido que lo hagan con celeridad porque el país sufre una emergencia nacional por la crisis catalana que es necesario atajar cuanto antes para poder atender después la emergencia social.

Ha insistido en que, más allá de la fórmula a utilizar, es lógico que estos tres partidos se puedan poner de acuerdo y les ha pedido que "dejen de disimular" puesto que sus políticas son las mismas en materias como las autonomías, la inmigración o la violencia de género.

Especialmente, se ha dirigido al PP y ha dicho que es una "reflexión poco patriótica" decir que no quiere el acuerdo para no dejar a Vox solo en la oposición.

No obstante, para Abascal la "primera urgencia en el día de hoy" es acabar con los cortes de carretera de los independentistas catalanes en la frontera con Francia, restaurar completamente el orden constitucional en Cataluña y acabar con la impunidad de los separatistas.

Dique de contención

Ha advertido en este sentido que los "extraordinarios" resultados de Vox les convierten en una "auténtico dique de contención" frente al independentismo y la "legislación totalitaria de los progres". Cabe recordar que los 52 escaños cosechados por Vox en las elecciones del domingo le permitirán recurrir ante el Tribunal Constitucional todas las leyes que considere oportunas, un trámite para el que se requiere un mínimo de 50 diputados, por lo que no dependerá como hasta ahora del apoyo de otros partidos.

Abascal ha destacado sobre todo su crecimiento en Cataluña, donde se sitúan como la "principal alternativa" al separatismo, así como en Madrid, Andalucía y Murcia, donde su contribución ha permitido gobiernos del PP y Cs, a los que ha asegurado que no aprovechará su nueva posición en el mapa político nacional para "subir el precio" de sus apoyos o poner en riesgo la gobernabilidad en esas comunidades.

"No somos un partido chantajista como el PNV o CiU", ha afirmado el líder de Vox, que también ha incidido en que aproximadamente unos 300.000 votos a su partido proceden de electores que el 28 de abril votaron al PSOE, lo que demuestra, en su opinión, que pueden superar la política de bloques y alcanzar a la izquierda.

Bajarse del caballo

Ha cuestionado al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, por decir que han "frenado a la ultraderecha" y le ha instado a bajarse del "caballo de la soberbia".

Ha subrayado que hay 3,5 millones de españoles que no están fabricando explosivos, cortando carreteras, amenazando el orden constitucional o atacando la separación de poderes".

"Los votantes de Vox son gente buena, son gente pacífica", ha asegurado y ha vuelto a arremeter contra quienes "criminalizan" a sus electores, entre los que ha señalado al director del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Félix Tezanos.

El director del CIS ha advertido este lunes de los efectos del "blanqueo de la extrema derecha" y ha puesto como ejemplo lo ocurrido en los años 30 en Alemania con el ascenso de Hitler al poder.

"El señor Tezanos es un miserable y demuestra que una vez más, el PSOE utiliza las instituciones democráticas al servicio de un partido político y contribuye a la criminalización y demonización de millones de españoles a los que tenía que estudiar un poco mejor", ha denunciado.