Borrar
Imagen del exterior de la Casa de Colón. C7
Hay 3.700 obras confiscadas por el franquismo en los museos españoles

Hay 3.700 obras confiscadas por el franquismo en los museos españoles

El catedrático Arturo Colorado reconoce que el seguimiento de la exportación ilegal de obras durante la guerra es «casi imposible»

Europa Press

Madrid

Domingo, 21 de enero 2024, 16:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las obras confiscadas tras la Guerra Civil y depositadas en los museos españoles superan las 3.700 piezas «y todavía queda mucho por investigar y pueden aparecer nuevos datos«, según ha alertado Arturo Colorado, catedrático de la Universidad Complutense y experto en el estudio del patrimonio durante la Guerra Civil y la posguerra.

Colorado, quien considera en una entrevista con Europa Press que investigar estos casos es «una decisión política dada la magnitud del expolio» --de hecho, lo compara con la actuación nazi durante la II Guerra Mundial--, también afirma que hay otras miles de obras dispersas por instituciones.

Así, en organismos públicos se pueden calcular en más de 2.300 piezas las que fueron confiscadas y entregadas en la posguerra, cifra que se tendría que sumar a las que se dieron a las iglesias, conventos e instituciones religiosas, o a particulares.

Colorado ha sido también el encargado de listar las obras confiscadas en el franquismo que se encuentran en el Museo del Prado --hasta el momento, la cifra se eleva a 70 de los fondos de la pinacoteca--. El experto considera que es «un paso fundamental» por parte del museo nacional, pero anima al resto de instituciones a «seguir estos pasos».

«La alternativa de investigar estas obras es una decisión política, por parte de la administración, de acometer su búsqueda y poder localizar su origen y a sus legítimos propietarios«, ha alertado, poniendo también como ejemplo la web habilitada por el Ministerio de Cultura el año pasado.

«En mi opinión, no es un portal de investigación sino de documentación, centralizando una información a la que ya teníamos acceso a través de cada uno de los archivos. Pero no ha creado hasta ahora una base de datos de las miles de obras expoliadas, la única vía para poder localizarlas«, ha lamentado.

Colorado señala «un caso sangrante» dentro de este portal, el de la confiscación de los bienes de Pedro Rico, alcalde republicano de Madrid que marchó al exilio. Sus bienes artísticos, que alcanzaban el montante de 25, fueron entregados a distintos destinatarios, a museos como el de Arte Moderno -hoy en el Prado-, Segovia, Valencia o Asturias, a organismos como el Cabildo de Gran Canaria, hoy día en el museo Casa Colón.

Además, su biblioteca fue a parar a la Universidad Complutense y su archivo personal parece ser que al Archivo Histórico Nacional. «Sus nietos, que son personas mayores, han reclamado estos bienes, pero hasta la fecha no han recibido satisfacción a sus requerimientos», ha alertado.

Los ejemplos como el ocurrido con la familia de Rico son muchos más, como las confiscaciones de las colecciones del nacionalista vasco Ramón de la Sota, del político republicano Claudio Sánchez-Albornoz o del coronel republicano José Sicardo, entre otros.

No solo hay patrimonio expoliado al interior, sino que Colorado advierte de que, en las obras que fueron a parar al extranjero durante la guerra, hay que hacer «una clara diferenciación»: por un lado, las que salieron por vía oficial y, por el otro, las que pudieron salir por saqueo.

«En el primer caso, el Gobierno de la República, ante el intenso bombardeo franquista sobre las poblaciones, como fue el caso de Madrid, tomó la difícil decisión de evacuar la parte más importante del patrimonio español, entre ellas más de 500 obras del Museo del Prado. Fueron evacuadas a Valencia, de allí a Barcelona y al norte de Cataluña. Al final de la guerra, en el terrible éxodo de febrero de 1939, fueron trasladadas hasta Ginebra«, ha recordado.

Según el experto, todas estas obras evacuadas por decisión republicana, y gracias también a la intervención internacional, volvieron en la inmediata posguerra y se puede asegurar que el Prado recuperó todas sus obras. «Pero también es cierto que otras obras evacuadas por esta vía, de diferentes orígenes, fueron desviadas por los agentes franquistas y entregadas a otros destinatarios».

Así, el Prado, por ejemplo, tiene cuatro obras de las evacuadas a Ginebra, tres de las cuales se le entregaron en depósito en la posguerra y la cuarta al Museo de Arte Moderno que en 1971 pasó al Prado.

Los regalos de Franco a Hitler

Mientras, en la que respecta a la segunda vía de salida, la del saqueo y la exportación ilegal, también se produjo, en ambos bandos, el republicano y el franquista. «El contexto de la guerra parece propiciar este tipo de delitos», ha añadido Colorado.

«En este caso, el problema es que el seguimiento de estas obras es muy difícil, por no decir imposible. Pero casos los hay y algunas obras, pocas, se recuperaron. También estaría el asunto de los regalos de Franco, como los tres cuadros de Zuloaga que entregó a Hitler como presente personal«, ha remarcado.

Seis universidades receptoras de las obras

Por último, Colorado tiene pendiente de publicación un informe centrado en las confiscaciones recibidas por las universidades españolas. En total, el documento apunta a que las universidades beneficiarias de este tipo de obras, hasta ahora localizadas, fueron las de Murcia, Oviedo, Valladolid, Alcalá, de Verano de Santander y la Complutense.

Aparte de estas, otras universidades también recibieron bibliotecas. «La única, que yo sepa, que ha investigado las obras entregadas y su paradero ha sido la universidad de Oviedo, que muy recientemente ha dado a conocer los resultados de sus pesquisas, lo que me parece muy loable«, ha concluido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios