Identifican a un hombre por alteración del orden público en una embarcación

    Cargando reproductor ...
22/07/2019

Una patrullera de la Guardia Civil tuvo que intervenir en una alteración del orden público en una lancha en el litoral de Mogán en la tarde de este domingo. El presunto autor del suceso fue identificado y trasladado al Muelle de Arguineguín.

La Guardia Civil tuvo que intervenir para aplacar una violenta y bochornosa pelea entre varias personas en una embarcación durante una fiesta en la tarde de este domingo, en la costa de Mogán, y, a pesar del llamamiento por megafonía de los organizadores de la fiesta, los protagonistas, entre ellos una mujer, no dejaron de golpearse, lo que obligó a que una patrullera de la Guardia Civil interviniese. Según destacaron fuentes del instituto armado el altercado no tiene relación con las fiestas en honor a la Virgen del Carmen que el pasado fin de semana se celebraron en varios puntos de la costa de las islas. Los hechos tuvieron lugar sobre las 17.30 horas del domingo en un punto en el que suelen fondear embarcaciones de varios tamaños para pasar el día. El incidente comenzó cuando dos hombres nadaron hasta una embarcación, donde estaban cuatro jóvenes disfrutando del día, se subieron a la misma y uno de ellos comenzó una pelea con los otros tripulantes de la embarcación. El incidente quedó grabado por varios testigos de otras embarcaciones que intentaron frenar el altercado. En un momento dado, se acercó una embarcación de la Guardia Civil que hacía labores de vigilancia en la zona, e intercedió en el incidente.

«Señores tienen que comportarse. Esto es una fiesta y no permitimos conductas violentas», afirman por megafonía desde otra embarcación. «Si no paran pedimos a la Guardia Civil que se los lleven. Si ocurre de nuevo algo parecido, por mínimo que sea, acabaremos con la fiesta», advierten los organizadores al resto de participantes.

Finalmente, y tras oponer algo de resistencia, los agentes del instituto armado procedieron a subir a su embarcación al presunto autor del incidente, un hombre de unos 35 años y de origen español, que fue identificado y trasladado al Muelle de Arguinegín, un hecho que no se ve en el vídeo grabado por los testigos del incidente.

Al hombre se le acusa de una infracción grave por perturbar la seguridad ciudadana en actos públicos, espectáculos deportivos o culturales o cualquier reunión a la que asistan numerosas personas, cuando no se considere delito. Acarrea una sanción económica que puede oscilar entre los 601 euros hasta los 30.000 euros dependiendo de la gravedad de la infracción protagonizada.