«Hay que saber leer mejor las situaciones en cada partido»

    Cargando reproductor ...
07/11/2018

El lateral amarillo analizó la actualidad del conjunto isleño tras los últimos resultados cosechados en la competición liguera.

— La Unión Deportiva Las Palmas ocupa la sexta posición con 20 puntos tras las 12 jornadas disputadas en la categoría de plata, estando a cinco puntos de la zona de ascenso directo a la Primera División. ¿Qué análisis hace del arranque liguero?

— El análisis es que podemos mejorar, que podríamos tener algún punto más de los que tenemos si hubiéramos tenido algo más de suerte o hubiéramos jugado algo mejor en algunos partidos, pero los puntos son los que son. Es una temporada en la que estar en las posiciones de arriba va a ser complicado, pero considero que tenemos una de las mejores plantillas, por lo que tenemos que sobreponernos a todos los inconvenientes para estar peleando por lo máximo.

— Usted se ha referido en algunas ocasiones a la igualdad en la zona de privilegio de la clasificación con respecto a campañas anteriores, pero el plantel confeccionado da para mucho más de lo expuesto hasta el momento, ¿no?

— El objetivo está claro y todo lo que no sea ascender será un fracaso o una decepción. El equipo es el que es, tenemos muchos recursos en todas las posiciones y entonces en eso estamos. Seguro que el míster quiere sacar el máximo rendimiento a todos los jugadores en todas las jornadas. Cada semana se quedan siete jugadores fuera de la convocatoria, entonces los que tenemos la oportunidad de jugar tenemos que dar el máximo para intentar sumar de tres en tres, y colocarnos lo antes posible en las primeras posiciones de la tabla.

— Habla de fracaso si no se sube a la máxima competición nacional. ¿Obsesiona al grupo el reto a largo a plazo o solo piensa en el próximo partido?

— Miro el siguiente partido, pero está claro que el objetivo es el que es. Mi experiencia personal es que he venido a ascender, así que todo lo que no sea eso supondrá un varapalo o la no consecución de un objetivo. Todos los fichajes que hemos venido y la gente que se mantiene del descenso de la pasada temporada tienen esa espina clavada y vamos a hacer todo lo posible para devolver a Las Palmas a Primera.

— La victoria ante el Málaga por 1-0 en el Estadio Gran Canaria desató la euforia, pero, desde ese instante, el conjunto de Manolo Jiménez solo ha sido capaz de obtener seis de los últimos 18 puntos en liza. ¿Qué sensaciones hay en el vestuario?

— La sensación es que podíamos haber conseguido más puntos, eso es seguro. Hemos dejado escapar partidos en los que nos veíamos vencedores, como ante el Mallorca o el Deportivo de La Coruña, que en la última jugada nos quitaron dos puntos. Si hubiéramos sumados esos cuatro puntos, estaríamos en una posición más cómoda, pero no ha sido de ese modo. Es verdad que venimos de tres partidos seguidos sin perder, pero queremos sumar de tres en tres. Sería una buena ocasión ganar en Elche a domicilio porque eso nos permitiría poder regresar a la senda de las victorias y, de ese modo, ver si somos capaces de enlazar dos o tres triunfos consecutivos.

— Como señala tanto ante el Mallorca (2-2) como ante el Deportivo de La Coruña (1-1) se desperdició una renta favorable. ¿A qué lo achaca?

— Creo que tenemos que saber leer mejor las situaciones de cada momento del partido. Con 0-2 fuera de casa sabemos que el rival te va a venir a apretar, puesto que, al final está delante de su público y eso significa que van a querer más, y ahí debemos estar más tranquilos con el balón y mantener la posesión. En definitiva, tenemos que saber leer mejor el encuentro porque, si en cada momento haces lo que toca, pones en más dificultades al rival.

— ¿Ha generado cierta ansiedad en el vestuario estos últimos resultados?

— No, considero que es autoexigencia no ansiedad. Al final, el equipo quiere sumar de tres en tres y nos fuimos muy cabreados en ambos partidos. Lo teníamos amarrado ante el Deportivo de La Coruña, pero se produjo en una última acción en la que no supimos leer bien, ya que si hubiésemos terminado algunas acciones de otra manera o en campo rival, el equipo habría estado bien parado y no se habría producido ese córner.

— Este sábado toca visitar al Elche en el estadio Martínez Valero antes de recibir al líder Granada el próximo viernes. Está prohibido fallar para no descolgarse de la zona de privilegio de la clasificación y, al mismo tiempo, hay que mejorar los discretos número del representativo lejos de la isla -cinco de 15 posibles-, ¿no?

— Sí, es importante volver a conseguir los tres puntos. Vamos al campo de un equipo que llega tras recibir una derrota severa (5-1 ante el Cádiz) y van a querer agradar a su afición, pero nosotros tenemos que imponernos. Hay que sumar tres puntos para luego afrontar el partido ante el Granada como una oportunidad para colocarnos en los primeros puestos de la clasificación.

— En relación a la idea de juego que propone Manolo Jiménez, ¿se encuentra más cómodo con una idea de juego directo o asociativo?

— Creo que hay plantilla para desarrollar un juego asociativo, pero sí que es verdad que también hay que adaptarse a la categoría. Hemos visto que los conjuntos que intentan jugar sin profundidad se atascan porque los equipos se encierran bien atrás. Está bien manejar diferentes alternativas, no jugar todo el rato al fútbol directo porque no estaríamos cómodos ni tampoco se trata de tener el balón por tenerlo. El equipo se siente cómodo porque hay jugadores para tener el balón en el pie, pero hay que combinar y ser verticales porque a los defensas rivales se les hace más daño buscándoles la espalda.

— Es el dueño de la banda izquierda desde su llegada a Gran Canaria, ¿está contento con su adaptación y con la confianza del entrenador?

— Sí, estoy contento con la confianza del entrenador, pero, al final, me tengo que adaptar a lo que el míster proponga, en el caso de que si tengo un banda por delante o jugamos con interiores. Soy un granito más de esta plantilla y tengo que intentar sumar lo máximo y lo mejor posible. A partir de ahí, estoy contento con la confianza del entrenador, pero siempre queremos más.

— Todos sus compañeros estuvieron presentes en la rueda de prensa de despedida de la Real Sociedad. Eso quiere decir mucho de usted y que hay bastante más que un jugador para ganarse a todo el mundo con esa facilidad...

— Siempre he entendido el fútbol de esa manera. Pienso que uno tiene que ser constante y trabajar porque no solo con el talento se llega a los sitios. Y luego es importante el trato con las personas, siempre ayuda tener un ambiente cómodo de trabajo, puesto que tengo muy claro que siempre será mejor remar en la misma dirección que cada uno lo haga por su lado.

— ¿Qué ha podido conocer de la isla? ¿Cómo es el trato directo con una afición amarilla que, a buen seguro, le recuerda cuál es el objetivo ineludible de la entidad?

— Percibo mucho sentimiento por el color amarillo y que tienen la ilusión de volver a la Primera División. La estructura del club es de Primera y nosotros debemos de tener esa responsabilidad. La gente aquí me ha encantado porque es muy educada y servicial, por lo que mi familia y yo estamos muy a gusto en Gran Canaria.

— ¿Cómo es el Alberto De la Bella más personal? ¿Qué inquietudes tiene?

— Soy una persona muy familiar, tengo dos niños que ocupan el máximo tiempo posible que tengo disponible. El mayor, de cuatro años, ya lo tengo en la escuelita de Las Palmas disfrutando de sus primeros toques y así soy. Me relaciono con los compañeros que viven por mi zona, soy una persona tranquila, a la que le gusta el descanso y, como vamos cumpliendo años, pues me gusta mantener una rutina diaria de comida y de descanso, puesto que al final, todo eso sirve para alargar la vida deportiva.