https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Conductores que pasan por la ZBE de Plaza Elíptica acumulan más de 6.000 euros en multas

La Asociación de Vehículos Afectados por las Restricciones Medioambientales estudia interponer una denuncia colectiva

JUAN ROIG VALOR Madrid

Plaza Elíptica es una de las zonas calientes que se consideran más injustas desde que entró en vigor la Ordenanza de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, principalmente porque un tramo de la autovía A-42, que conecta la ciudad con Toledo y la parte sur del área metropolitana, se encuentra afectada por la normativa.

Esto significa que, incluso si se está exclusivamente de paso entre dos espacios por los que sí se puede circular con un vehículo que no tiene el distintivo medioambiental de la DGT. La ley entró en vigor en diciembre de 2021, pero únicamente con un periodo informativo. Las multas no comenzarían hasta el 22 de febrero.

Desde la Asociación de Vehículos Afectados por Restricciones Medioambientales (Avarm) acusan que muchos de los conductores que pasaron por Plaza Elíptica no recibieron una carta informativa desde el Ayuntamiento, alegando que serían multados a partir del segundo mes.

Originalmente, la sanción prevista era de 90 euros, pero la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, el pasado 21 de marzo, hizo que esta ascendiera a 200 euros. A efectos prácticos, muchos de los conductores han recibido sanciones de golpe, algunos llegando hasta más de 90, con importes que superan los 6.000 euros.

Avarm denuncia que la señalización de la Zona de Bajas Emisiones es errónea, ya que en algunos accesos, como el de Santa María de la Cabeza, es demasiado tarde para desviarse antes de entrar en la zona. En el caso del Puente de Praga, no existe ningún cartel.

En el interior de la M-30, las sanciones comenzaron el 1 de mayo, por lo que muchos de los usuarios consideraron, incorrectamente, que en Plaza Elíptica ocurriría algo similar. Saber si el túnel de la A-42 estaba incluido o la disparidad de fechas en la ciudad ha generado confusión en los usuarios.

Desde Avarm presentan casos de residentes en Parla, Getafe y Fuenlabrada, que han visto hasta 90 multas —y señalan que habrá más por llegar— y más de 6.000 euros. El problema principal es que estas están llegando con retraso y no se sabe precisamente cuándo dejarán de recibirlas.

«Con la tecnología moderna es inadmisible que se tarde más de dos meses en recibir una sanción», acusa un conductor de Puerta Bonita, con 13 multas ya. «La intención es claramente recaudatoria y no entiendo como no está mejor señalizado», sentencia.

«Es un atropello absoluto a la gente que apenas llegamos a final de mes y tenemos un coche de más de 20 años, aunque crean que es por capricho», afirma otro, de Parla. «No hemos recibido ninguna nota informativa ni ninguna señalización clara».

Según la asociación, dado el gran número de afectados, están «planteando presentar un recurso conjunto por medio de un despacho de abogados», así como realizar manifestaciones frente al Ayuntamiento o bloquear calles, «porque las sanciones son inasumibles por la mayoría».