https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Del ruido a la frenada, las pruebas extremas que pasan los neumáticos de tu coche

Más de 143.000 neumáticos afrontan pruebas extremas de alta precisión cada año en las pistas de alto rendimiento de Continental

NOELIA SOAGE Wietze (Alemania)

Los neumáticos son un componente fundamental en un vehículo. Es además un elemento en el que una de las deficiencias más recurrentes es un desgaste excesivo, dado que se tiende a alargar su utilización -el límite mínimo legal permitido de 1,6 milímetros, pero por debajo de 3 ya se pierden muchas propiedades-. Por lo que para velar al máximo por la seguridad del coche así como de sus ocupantes, estos 'zapatos' pasan un exhaustivo control para soportar las más duras condiciones: desde medición de ruido, velocidad, lluvia hasta frenada de emergencia.

Cada año se examinan unos 143.000 en el principal centro de pruebas de Continental, denominado Contidrom y con 160 hectáreas de terreno. Aquí se han testado dos millones de neumáticos desde su inauguración en el año 1967. Sus 100 empleados permanentes -desde ingenieros de pruebas hasta montadores de neumáticos- trabajan y testan el componente que une al coche con la carretera, en un óvalo de alta velocidad con una longitud de 2,8 kilómetros, una pista en mojado y una ruta en seco, de 1,8 y 3,8, respectivamente; una instalación de prueba de frenado automatizada y dos secciones de medición. Todo destinado para el mercado europeo.

En primer lugar, está el óvalo, con el asfalto original, del año 1967. Con una inclinación de curva de 58 grados, se puede conducir coches, camiones y motocicletas a velocidades de hasta 180 km/h sin fuerzas laterales. E incluso de más de 250 km/h para testar los neumáticos de alta tecnología para deportivos y superdeportivos.

La siguiente prueba se realiza en dos pistas circulares de diferentes tamaños que se utilizan principalmente para pruebas de neumáticos en mojado. Mientras que un círculo simula principalmente la situación de aquaplaning al tomar una curva, el otro está equipado con diferentes superficies de carreteras que se pueden regar. En la conducción real, ambas situaciones representan escenarios críticos y, por lo tanto, necesitan pruebas particularmente exhaustivas durante el desarrollo de los neumáticos.

En tercer lugar, el ruido de los neumáticos y la carretera se mide y evalúa en dos pistas acústicas ubicadas muy lejos de las demás. Los niveles de ruido tanto exterior como interior se registran en una serie de superficies estandarizadas. Para que esto sea posible, los motores, las transmisiones y los sistemas de propulsión de los vehículos están encapsulados de tal manera que solo se mide el ruido de los neumáticos y la carretera, tanto interior como exterior. Es más, solo se puede testar el ruido si no llueve para que los datos no se contaminen.

La última instalación de prueba incorporada en el Contidrom es el AIBA (Analizador de frenado interior automatizado), que entró en funcionamiento en 2012. Se realizan, independientemente del clima, hasta 100.000 pruebas de frenado anualmente en carreteras secas, mojadas e incluso heladas. Se trata de un sistema de medición extremadamente preciso y totalmente autónomo, integrado en una sala de 300 metros de largo y hasta 30 de ancho.

En él, un vehículo de prueba sin conductor se acelera de forma totalmente automática y lineal hasta 115 km/h y luego se frena hasta detenerse con un robot de frenado en varias superficies de carreteras intercambiables hidráulicamente con superficies de carreteras estandarizadas. El AIBA permite pruebas de neumáticos durante todo el año, ya que, hasta su apertura, las pruebas en el Contidrom no habían sido posibles en invierno debido a las bajas temperaturas.

Por todo el mundo

Los ingenieros de Continental trabajan por todo el mundo para garantizar que todo neumático -tanto si es de invierno, como de verano u all-season, o si se emplean en actividades deportivas u off-road- se someta a varias pruebas en diversas condiciones climatológicas y sobre cualquier tipo de superficie. El centro de Contidrom no es el único del mundo. Hay centros desde Idiada en España hasta Wanaka en Nueva Zelanda. Por ejemplo, en EE.UU. Se encuentra el Campo de Pruebas de Uvalde, ubicada en Texas.

Debido a su posición, «alejada de todo», según los expertos, les permite poner a prueba neumáticos y componentes nuevos. Cabe destacar su óvalo de alta velocidad de 13,7 kilómetros de longitud, así como su zona encharcada para autocross.

También a menos 30 grados centígrados, Continental prueba sus neumáticos de invierno sobre un manto de nieve en el norte de Suecia. Un total de 2.000 juegos de neumáticos se prueban en la pista de pruebas de Arvidsjaur, a donde cuesta llegar unos tres o cuatro días con todo el equipamiento necesario.