https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Llevar la música demasiado alta en estas ubicaciones te puede costar hasta 2.400 euros

Si damos un frenazo temerario y excesivamente brusco también puede costarnos hasta 500 euros y 6 puntos

S. M.

Si bien la mayoría de españoles somos conscientes de la importancia de respetar los límites de velocidad y conocemos cuáles son las infracciones de tráfico más comunes y sus respectivas sanciones, lo cierto es que existe una ignorancia general sobre otra clase de multas. Nos estamos refiriendo a esos actos y decisiones aparentemente inofensivos que pueden acabar saliéndonos muy caros y que, según los datos a los que ha tenido acceso Acierto.com son cada vez más habituales.

Tal es así y especialmente con la llegada de la crisis, que la presencia de carteles de 'se vende' en las ventanillas de los vehículos se han convertido en un habitual. Por no hablar de esos insistentes panfletos adheridos al limpiaparabrisas que muchos conductores deciden lanzar por los aires durante la marcha. La multa para esta primera ronda los 80 euros (la normativa depende del municipio) y afecta también a las pegatinas y adornos; y arrojar objetos a la calzada nos costará 200 euros y 4 puntos del carnet.

Otra multa que oscila entre los 100 y 200 euros es la que atañe a aquellos conductores que no llevan a su mascota correctamente en el coche (es decir, que el animal no interfiera en la conducción). Lo llamativo es que el 32% prefiere dejarlo suelto por el interior del habitáculo, y que casi 1 de cada 4 reconoce haberse distraído por su culpa. Tampoco se actúa de forma más responsable con los niños, pues hasta 1,2 millones de padres no usan siempre la sillita homologada (200 euros de multa).

Asimismo, y tal y como apunta el comparador de seguros de coche, si damos un frenazo temerario y excesivamente brusco puede costarnos hasta 500 euros y 6 puntos. Pasarnos con la música en una zona de descanso o las inmediaciones de un hospital también conlleva sanción: una de hasta 2.400 euros si molestas y no dejas dormir a los vecinos y enfermos. Todo un duro golpe a nuestro bolsillo.