https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Las infracciones más peligrosas cometidas en el transporte escolar

S. M. Madrid

Las irregularidades administrativas son las que mayor número de denuncias se generan entre el transporte escolar. Entre ellas por no disponer de la autorización especial para realizar transporte escolar y por no tener suscrito un seguro de responsabilidad ilimitada, tal y como exige la ley. Así se revela a través de la última campaña especial de vigilancia de vehículos dedicados al transporte escolar y de menores de la Dirección General de Tráfico (DGT) realizada entre el pasado 13 y 17 de este mes de diciembre con el fin de comprobar que cumplen la normativa establecida para este tipo de transporte.

Pero las que pueden resultar peligrosas para los niños son las infracciones que los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil han comprobado deficiencias en las puertas de servicio y emergencias, así como en sus dispositivos de accionamiento; incluso por no tener en regla la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Es más, de acuerdo con el informe del organismo titulado 'Las principales cifras de la Siniestralidad Vial' , en 2019 hasta el 10% de los vehículos de tipo turismo involucrados en siniestros con fallecidos o heridostenía la ITV caducada. En el caso de las motocicletas la cifra alcanza el 12% y, para furgonetas y camiones de hasta 3.500 kg la cifra es aún más elevada, pues hasta el 15% de los vehículos de este tipo involucrados en accidentes con víctimas no tenía la ITV en regla.

Además, también se han denunciado conductores por exceso de tiempo de conducción o minoración del descanso y por no llevar a bordo del autocar una persona encargada del cuidado de los menores, cuando así procedía. Y es que la privación de descanso o sueño puede afectar seriamente a la capacidad de conducir de manera segura un factor importante en hasta 1 de cada 5 accidentes de tráfico. Según los expertos, permanecer despierto por períodos superiores a 18 horas puede llegar a perjudicar la capacidad para conducir hasta un grado comparable al de superar el límite de consumo de alcohol en muchos países.

Por último, en lo que se refiere a la señalización obligatoria que este tipo de vehículos deben llevar, varios vehículos controlados no llevaban la correspondiente señal V-10 de transporte escolar y otros carecían del dispositivo luminoso con señal de emergencia.

Asimismo, los datos de la DGT dicen que el 90% de los accidentes que se producen durante el transporte escolar tienen lugar, bien en el momento de subir o bajar del vehículo, bien en los instantes inmediatos y, en muchos casos, se trata de atropellos causados por una distracción, ya sea del menor, del conductor del transporte escolar o de los padres. Para evitar este tipo de accidente se recomienda a los padres respetar las paradas, ir con tiempo suficiente y no esperar a los niños al otro lado de la calzada.