Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 23 de julio
El ferrari del futbolista en la estación de servicio más barata de Madrid F. P.
El futbolista que tiene un Ferrari y reposta gasolina 'low-cost'

El futbolista que tiene un Ferrari y reposta gasolina 'low-cost'

El coche, un Ferrari SF90, es una edición especial valorada en cerca de 800.000 euros . En qué se diferencia una gasolina 'de marca' de una 'low-cost'

Canal Motor y Patxi Fernández

Sábado, 8 de junio 2024, 06:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La polémica entre quienes prefieren utilizar en su vehículo un combustible «de marca» y quienes se decantan por las estaciones de servicio de «marca blanca» está permanentemente abierta.

Es un debate en el que el jugador holandés del Atlético de Madrid, Memphis Depay, parece haber tomado partido. El deportista posee un Ferrari SF90, valorado en cerca de los 800.000 euros al tratarse de una edición especial. El carácter extravagante del jugador no deja indiferente a nadie.

Se trata de un coche de carreras híbrido de 1000 CV, que puede recorrer hasta 25 km en modo eléctrico. El motor de gasolina es central trasero, de ocho cilindros, que forman una uve a 90º. También está equipado con tres motores eléctricos, uno situado entre el motor térmico y la caja de cambios, y dos en el eje delantero, que en este caso exprimen un máximo de 233 CV (171 kW) gracias al nuevo sistema patentado de dinámica del vehículo «extra boost», toda una primicia en un coche de carretera del Cavallino Rampante. Una batería con tecnología de iones de litio de alto rendimiento alimenta los tres motores y garantiza una autonomía de 25 km en modo totalmente eléctrico. Con el motor térmico apagado, los motores delanteros permiten al coche alcanzar una velocidad máxima de 135 km/h.

Está sobrealimentado por turbocompresor y entrega 780 caballos y 800 Nm. Las prestaciones que declara Ferrari son una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,6 segundos.

Se puede suponer que este tipo de coches de alta gama solo puede consumir carburantes Premium, diseñados especialmente para este tipo de deportivos. Sin embargo, esta afirmación está muy lejos de la realidad. Hace unas semanas, el jugador del Atlético de Madrid acudió a la gasolinera más barata de Madrid para repostar su deportivo.

La gasolinera más barata de Madrid pertenece a la marca Petroprix, una red de gasolineras automáticas de origen jienense que actualmente tiene más de 150 estaciones de servicio repartidas por España. Según explican sus responsables, los bajos precios se consiguen gracias al desarrollo propio con equipos internos que diseñan, montan, atienden y mantienen las gasolineras, reduciendo así la estructura de costes.

Pero… ¿cómo es el carburante que ha repostado Memphis Depay? ¿Es realmente seguro? Todas las gasolineras cuentan con surtidores que ofrecen gasolina 95 y gasoil con aditivos multifuncional HQ300 y HQ400, ayudando a mejorar el rendimiento del motor, manteniendo limpios los inyectores y evitando la formación de espuma y la salpicadura durante el repostaje.

Foto compartida por Memphis Depay en redes sociales F. P.

De esta manera, Memphis Depay ha podido repostar carburante a un menor precio.

¿Cuáles son las diferencias?

Las gasolineras pueden ser de bandera, es decir, de una de las grandes petroleras (Repsol, Cepsa, BP, Galp, etc...), de otras marcas, de hipermercados y supermercados, cooperativas (mayormente agrarias y de pesca), de profesionales (taxi y flotas de camiones y autocares), de marca blanca y desatendidas (no tienen personal). Todas venden gasolinas (de 95 y de 98 octanos) y gasóleos (de automoción, agrario y de calefacción). Tanto las cooperativas como las estaciones de servicio para profesionales solo suelen ofrecer gasóleos, combustible que utilizan las flotas de taxi, autocares y barcos.

Lo que actualmente se conoce como gasolina «premium» son carburantes cuya composición ha sido alterada mediante la introducción de aditivos especiales. Estas sustancias añadidas a la gasolina tienen diferentes funciones, como lubricar, actuar como anticongelante o estabilizante.

Antes de que la petrolera añada estos compuestos, las gasolinas son exactamente iguales. Esto se debe, a que todos los combustibles que se venden en estaciones de servicio españolas están obligadas a cumplir con unos mínimos de calidad . Por lo que los combustibles «low cost» también cumplen con esos requisitos mínimos.

Los compuestos añadidos que llevan las gasolinas más caras, así como su proporción, las marcas los mantienen en el más riguroso secreto . Cada petrolera tiene su formula, lo que les permite diferenciarse del resto.

El número de cetano es lo que diferencia un gasóleo de otro . El índice de cetano está relacionado con el intervalo de encendido, es decir, el tiempo que transcurre entre la inyección del combustible y el comienzo de la combustión . Este número ha de ser superior a 46. Sin embargo, en España todos los gasoleos A superan el 51 y por lo tanto cualquier diésel es apto para todos los coches.

Ese número de cetano puede ser aún más alto. Cuanto más alto, más se retrasa la ignición del combustible provocando una mejora en la calidad de la combustión. De este modo, se reducen las emisiones contaminantes e incluso los ruidos y vibraciones del motor.

Por lo tanto el combustible conocido como «low-cost» mantiene una serie de propiedades mínimas (obligadas a nivel nacional y europeo) que aseguran su calidad. Eso sí, a largo plazo nuestro coche notará esa falta de aditivos y sustancias que sí están en el «premium». Podremos notarlo en la cámara, las toberas o el sistema de admisión ya que tanto la gasolina como el diésel los corroen y algunos de esos aditivos ayudan a evitarlo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios