https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

La DGT explica cómo ejecutar correctamente cinco tipos de giros habituales

Podemos encontrar situaciones muy distintas y, en todos ellas, la colocación correcta del vehículo es fundamental para ejecutar la maniobra con seguridad en el menor espacio y tiempo posibles

S. M. Madrid

Todos consideramos que sabemos girar con el coche correctamente, pero ¿por qué entonces ocurren muchos accidentes y despistes? Y es que muchas veces no tenemos en cuenta el factor velocidad... a veces es demasiado arriesgado y salimos igualmente, otras lo hacemos tan despacio, que también cometemos un error. Por ello, en cualquier caso, antes de girar siempre hay que observar mucho y a lo lejos, según la Dirección General de Tráfico (DGT). Y adaptar la velocidad a la situación y señalizar. «Todos los cambios de dirección deben advertirse con suficiente antelación a los vehículos que circulen por detrás y habrá que cerciorarse de que la velocidad y distancia de los vehículos que se acerquen en sentido contrario permite efectuar la maniobra sin peligro», explica Roberto Ramos, técnico en Seguridad Vial de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE).

Podemos encontrar muy distintas situaciones (algunas las recogen en vídeos desde la DGT para el conocimiento de todos los conductores) y, en todos ellas, la colocación correcta del vehículo es fundamental para ejecutar la maniobra con seguridad en el menor espacio y tiempo posibles. El giro debe hacerse siempre en ángulo recto. Y muy importante, especialmente en ciudad: al acceder a la nueva vía deberemos extremar la atención y ceder el paso a todos los peatones o ciclistas que encontremos cruzando, existan o no pasos señalizados.

Por ello, no explican cinco tipos de giros más habituales y cómo realizarlos con seguridad:

-En un cambio de dirección a la izquierda invadimos el sentido contrario y necesitamos muy buena visibilidad. Ante la duda o con la visibilidad reducida (casas, árboles, niebla...), no arriesgue nunca: siga adelante, cambie el sentido en un lugar más adecuado y vuelva. El peligroso giro a la izquierda no será más que un sencillo giro a la derecha.

-En un cambio de dirección a la izquierda en una vía de doble sentido, y otro vehículo de frente que pretende hacer lo mismo, el giro se realiza siempre por detrás del otro vehículo en un ángulo de 90º y tomando el centro de la intersección como referencia.

-Cuando la vía tiene dos o más carriles por sentido y el giro directo está permitido, el giro se realiza desde el carril situado más a la izquierda. Antes del giro, es necesario observar, señalizar y situarse correctamente. Si es necesario ceder el paso a los vehículos que circulan de frente, deténgase en el centro de la calzada y nunca invada el sentido contrario.

-En cambio, si en una vía ancha el giro directo no está permitido, deberemos hacerlo saliendo de la vía por la que circulamos y atravesando, respetando la señalización –ya sean semáforos, señales verticales o marcas viales– y respetando la prioridad de cuantos conductores y peatones nos crucemos en el camino.

-El giro es la única excepción para ocupar un carril bus. Señalice siempre antes de invadirlo y ceda el paso a los autobuses y taxis que circulan por ellos, incluso deteniéndose para dejarles pasar si fuera necesario. Extreme la precaución ante la posible presencia de los vehículos de dos ruedas que, autorizados o no, utilizan este carril.