https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Ariya y Qasqai e-Power: así van los nuevos eléctricos de Nissan

El Qashqai será considerado como un híbrido (y por tanto lucirá la etiqueta ECO) pese a su revolucionario sistema

KARAM EL SHENAWY Madrid

Nadie duda de que los segmentos SUV y eléctrico fueron los grandes salvadores de Nissan durante el comienzo de este siglo. El Qashqai primero y el Leaf, posteriormente, fueron dos de los modelos que encumbraron a la firma de Yokohama. Una dupla que dominó con puño de hierro sus respectivas categorías y que ahora unen conceptos para dar vida al Ariya. El crossover 100% cero emisiones llegará al mercado durante este verano con una tarifa que aún no se ha desvelado y con una gama que arranca en los 214 CV de potencia y será capaz de alcanzar los 389 CV cuando las versiones e-4ORCE aterricen a final de año.

Una gama que tendrá dos capacidades de batería, de 63 y 87 kWh brutos capaces de homologar hasta 500 kilómetros a falta que el ciclo WLPT oficialice algunos de ellos (de momento la versión de acceso ha pasado de los 360 km iniciales a los 405 km registrados por dicha medición). Nosotros hemos podido ponernos ya a los mandos de la versión inicial, el Ariya de 214 CV con batería de 63 kWh y aunque la conducción se redujo al circuito de Madrid Jarama RACE simulando condiciones reales, nos sirvió para comprobar que el Ariya es tan cómodo como dinámico.

La estabilidad del conjunto está garantizada así como la suavidad de marcha y el recorrido. En este sentido, la función e-Pedal que ha sido revisada basándose en las indicaciones de lo consumidores de la firma (se suprime la parada total cuando se activa), se muestra como crucial para conseguir las cifras de consumo homologadas.

Todo además envuelto en un diseño tan deportivo y llamativo por fuera como acogedor y de calidad en el interior. A destacar la silueta de tipo coupé que ofrece, con una caída del techo pronunciada, o con detalles como las llantas de 20 pulgadas y el patrón Kumiko de la parrilla delantera carenada. De puertas para dentro, destaca el salto de calidad conseguido al que acompaña una digitalización propia del siglo XXI con dos monitores de 12,3» y un Head-up display proyectado.

En cuanto al confort, los 2,77 metros de batalla (mide 4,60 metros de largo) proporcionan a sus ocupantes espacio de sobra para acomodarse mientras que el maletero pasa de los 415 litros de las versiones e-4ORCE a los 468 litros de las 2WD. En materia de seguridad, el sistema ProPILOT 2.0 ofrece un nivel de conducción semiautónomo que permite separar las manos del volante en determinadas circunstancias.

A los mandos del Qashqai e-Power

Otro de los protagonistas de las jornadas Nissan Electrified fue, sin duda, el Qashqai e-Power. La versión más electrificada de la tercera generación del todocamino compacto cambia la cadencia de los modelos de esta categoría al ofrecer un sistema revolucionario. El mismo que combina un motor de combustión 1.5 de tres cilindros y 156 CV con otro eléctrico para dar forma a un híbrido de autonomía extendida. Decimos esto porque aunque en la práctica se mueve siempre con el bloque eléctrico de 190 CV, la escasa capacidad de la batería de iones de litio, con solo 2,1 kWh, hará que luzca el sello ECO de la DGT en lugar de la CERO.

El bloque térmico emplea la tecnología de compresión variable que permite un mayor rango de potencia. La teoría nos dice que mantiene un régimen de revoluciones óptimo (bajas según Nissan) en una amplia franja de aceleraciones sin dejar de ser eficiente. Este bloque no se encuentra conectado a las ruedas sino que se acopla junto a un generador de corriente alterna, trifásico y síncrono, de imán permanente que es capaz de generar 110 kW de potencia e impulsar al motor de combustión como motor de arranque.

La combinación de ambos alimenta la batería de iones de litio con 96 celdas que cuenta con un avanzado sistema de gestión que garantizan su rendimiento y fiabilidad. Esta, a través de un inversor que genera una señal de corriente alterna trifásica para propulsar al motor y convertir la corriente continua requerida para la batería de alta tensión. Por último, tenemos un motor eléctrico de 190 CV que es el encargado de mover a las ruedas del Qashqai e-Power y generar hasta 66 kW en las fases de deceleración.

En marcha prima el confort y circulando por el mismo recorrido que el del Ariya lo que sí pudimos comprobar es que cuanto más uso se haga del entorno urbano, más fácil será tener un gasto de combustible bajo dado que el entramado eléctrico será más protagonista. Más aún cuando el Qashqai e-Power está dotado del mismo e-Pedal que el Ariya. No llega a detener el coche por completo pero sí permite realizar una conducción de casi un solo pedal regenerando mucha energía cuando soltamos el acelerador, aumentando así la autonomía eléctrica y rebajando un consumo que está cifrado oficialmente en los 5,3 l/100 km con unas emisiones de CO2 de solo 119 gr/km, logrando ser un 20% más eficiente que las versiones micro-híbridas. En cuanto al diseño, la única diferencia que notarás serán los logos y la calandra, que cuenta con una moldura en negro en la parte superior de la misma definitoria de los modelos de Nissan con una fuerte carga eléctrica.