Borrar
Múltiples usos de los neumáticos reciclados F.P.
¿Qué sucede cuando millones de neumáticos llegan al final de su vida útil?

¿Qué sucede cuando millones de neumáticos llegan al final de su vida útil?

Anualmente en el mundo se desechan 25 millones de toneladas, 7 millones en Europa y más de 295.000 toneladas en España Cada año se fabrican en el mundo casi 2.000 millones de neumáticos y se espera que su producción se duplique en los próximos 30 años

Canal Motor y Patxi Fernández

Viernes, 17 de mayo 2024, 09:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los neumáticos fuera de uso no son simplemente desechos, son residuos que contienen materiales muy útiles, que se extraen y separan para su uso en diversas industrias como materia prima secundaria.

Los neumáticos nos mueven, nos ayudan al progreso del ser humano, trasladando personas y mercancías en millones de desplazamientos diarios. Son Imprescindibles para nuestra movilidad y los consumimos en cantidades ingeniosas. Cada año se fabrican en el mundo casi 2.000 millones de neumáticos y se espera que su producción se duplique en los próximos 30 años.

Anualmente en el mundo se desechan 25 millones de toneladas, 7 millones en Europa y más de 295.000 toneladas en España, esto representa un importante problema ambiental.

En TNU, Tratamiento de Neumáticos Usados, transforman este problema en una solución verde, al recoger los neumáticos al final de su vida útil, para reintroducirlos en el círculo de una economía sostenible. Los neumáticos fuera de uso no son simplemente desechos, son residuos que contienen materiales muy útiles, que se extraen y separan para su uso en diversas industrias como materia prima secundaria.

A la hora de proceder a su reciclado, en primer lugar, según la jerarquía de los residuos, se seleccionan aquellos aptos para su reutilización o renovación. Para renovarlos se coloca una nueva banda de rodadura de goma sobre su carcasa y se recauchuta, dando al neumático una nueva vida.

En segundo lugar, se reciclan. Los neumáticos están compuestos por un 16% de caucho natural, un 27% de caucho sintético, un 14% de fibra textil, un 14% de acero y un 28% de carbón negro, aditivo imprescindible para soportar el caucho y disipar el calor. de la banda de rodadura.

Proceso de recuperación de neumáticos F.P.

El reciclado de neumáticos consiste en procesar Neumáticos al Final de su vida Útil (NFU) separando sus componentes para valorizarlos y transformarlos en granulados de caucho, acero y textiles, como alternativas a las materias primas vírgenes. Este tratamiento aporta considerables beneficios ambientales reduciendo significativamente las emisiones de CO 2 a la atmósfera, por cada kilogramo de caucho reciclado, se ahorran 3 kilogramos de CO 2 , 12 litros de agua y 1,4 litros de petróleo.

En cuanto al uso del resultante de este proceso de reciclaje, el granulado de caucho se utiliza como una base elástica de parques infantiles, pistas de atletismo, losetas de seguridad mobiliario urbano, suelas, mangueras, carreteras, etc., Además, es posible cerrar el círculo y fabricar nuevos neumáticos con goma de los neumáticos usados.

El acero, debido a su extraordinaria calidad, se funde nuevamente para ser utilizado en la industria siderúrgica. Y las fibras textiles son reutilizadas en la construcción, sirviendo como aislantes del ruido y del clima.

Un tercer paso del proceso es su utilización para la recuperación de energía mediante la coincineración en los hornos de cemento como combustible. Los NFU son un combustible excelente debido al alto poder calorífico superior a la antracita gracias a los cauchos naturales y sintéticos que contienen. Tanto los neumáticos enteros como los troceados se aprovechan sin ocasionar repercusiones significativas en las emisiones. Además, los elementos químicos presentes en la ceniza se incorporan a las estructuras minerales, mejorando así la calidad del cemento.

Más información

Otros usos más recientes e interesantes del granulado de caucho son la obtención de eco-combustible a través de la pirólisis. Este es uno de los procedimientos actuales más ecosostenibles para convertir los neumáticos no sólo en combustibles alternativos, sino para transformarlos también en energía y productos petroquímicos de alto valor añadido. Por ejemplo, se obtiene el negro de carbón recuperado, un aditivo imprescindible para fabricar nuevos neumáticos, fortaleciendo el caucho y mejorando su resistencia a la tracción y al desgaste. Además, se pueden producir pigmentos y grafitos para las baterías de litio.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios