https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Así es el 'concept car' de hidrógeno que Punch quiere fabricar en España

Se trata de la propuesta del fabricante belga para garantizar la continuidad industrial en las plantas de Nissan en Barcelona

PATXI FERNÁNDEZ y ÀLEX GUBERN Madrid/Barcelona

El grupo belga PUNCH ha presentado en Barcelona su concept car, una pick-up basada en tecnología propia de hidrógeno H2-ICE (Hydrogen Internal Combustion Engine). Este vehículo podría fabricarse en las instalaciones de Nissan en Barcelona combinación con otros vehículos comerciales ligeros con tecnología de baterías.

Con la presentación de este modelo PUNCH ha querido demostrar la solidez de su oferta para adquirir las instalaciones de Nissan, así como su capacidad «para garantizar un presente y futuro próximo de éxito construido sobre una fuerte inversión en tecnología de cero emisiones y aprovechando la experiencia y cualificación de la fuerza de trabajo y la base de proveedores existente en la actualidad en las plantas catalanas«.

El motor H2-ICE de este prototipo ha sido desarrollado en Centro PUNCH R&D de Turín y está basado en unas adaptaciones sobre un motor diésel convencional, variando el sistema de inyección de combustible, el sistema de encendido, la adaptación de un módulo de control de motor y software específico y la inyección directa de hidrógeno en la cámara de combustión.

PUNCH ha aprovechado la oportunidad de la presentación en Barcelona para confirmar su intención de operar en las tres plantas existentes en Zona Franca, Sant Andreu y Montcada, donde habrá una incorporación gradual de la fuerza laboral actual hasta alcanzar los 2000 puestos de trabajos directos para el 2025 y conservando su base de proveedores locales actuales, con una inversión que rondará los 650 millones de € hasta el 2027.

Este grupo industrial es 100% propiedad de la familia Dumarey de Bélgica. Se trata de una empresa independiente con 40 años de experiencia en la industria automovilística y tecnológica. El grupo cuenta en la actualidad con 1.750 trabajadores en sus siete instalaciones en Europa y Asia, con una facturación anual de más de 500 millones de euros.