https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Ocho síntomas de avería que te pueden indicar tus neumáticos

SERGIO MENDES Madrid

Los neumáticos son uno de los elementos de seguridad del coche más importantes, pues suponen el único punto de unión entre el vehículo y la carretera. Aunque como conductores podamos seguir una serie de consejos para que nuestros neumáticos duren más, su desgaste es algo que no podemos evitar, y si este es irregular, es sinónimo de alguna posible avería.

Conducir con neumáticos desgastados aumenta considerablemente la probabilidad de sufrir un accidente, algo que se incrementa en lluvia, nieve o hielo. Cuando la profundidad del dibujo se encuentra por debajo de 3 mm, el neumático pierde adherencia. Esto se traduce en un aumento de la distancia de frenado además de tener más posibilidades de sufrir aquaplaning, derrapes y pérdida del control del vehículo.

Por otro lado, no olvidemos que circular con los neumáticos por debajo del mínimo legal, es decir con una profundidad inferior a 1.6 mm no sólo tiene consecuencias económicas, también de seguridad. Además de consumir más y de incrementar el nivel de emisiones del vehículo, también nos exponemos a una cuantiosa multa, e incluso la inmovilización del vehículo si se comprueba que el desgaste del neumático es grave.

Desde Conforauto Hankook Masters señalan ocho de los indicadores más evidentes de que los neumáticos están sufriendo y que podrían indicar si hay algo mal con tu vehículo. Si detectas cualquiera de estos síntomas, intenta corregirlo, lleva tu coche a revisión o plantéate si ha llegado el momento de cambiar de neumáticos.

1. Desgaste irregular en los bordes del neumático

Si ves que ambos hombros de la rueda están desgastados, pero no la parte central, significa que la presión de la cubierta no es la suficiente o que se está circulando con cargas demasiado elevadas para ellas. Revisa el estado del neumático y ajusta siempre la presión a la recomendada por el fabricante y a las cargas que vayas a transportar.

2. Desgaste en el centro del neumático

El dibujo en la banda de rodadura es menor que en los hombros. Aquí ocurre lo inverso de la situación anterior y es que se circula con demasiada presión en los neumáticos. Hay que ajustar a la presión correcta, prestando especial atención a las sensaciones de agarre en mojado, dado que aumenta la posibilidad de sufrir aquaplaning, así como las distancias de frenado.

3. Desgaste irregular en el borde exterior del neumático

Si el hombro exterior está más gastado que el interior, esto puede significar que existe un exceso de caída positiva o que los ejes están sobrecargados. En este caso, es necesario ajustar los parámetros de alineación, ajustando la caída o camber.

4. Desgaste irregular en el borde interior del neumático

De forma similar a lo anterior, la caída en este caso es negativa y los ejes también pueden estar sobrecargados. La solución es la misma: ajustar los parámetros de alineación.

5. Desgaste en diagonal sobre el neumático

Si el desgaste es en diagonal, significa la rueda no está rodando de forma recta y uniforme. En los peores casos, puede estar rebotando contra los costados o estar mal montada. Un rodaje demasiado suelto, los amortiguadores desgastados o los ejes desequilibrados son todas causas potenciales de este peligroso problema. Hay que ajustar los rodajes y verificar el montaje de la rueda, así como las suspensiones.

6. Desgaste puntual en el neumático

Si notas que una zona en concreto de la banda de rodadura está desgastada, se puede deber a una frenada de emergencia, a un derrape o a un mal funcionamiento de los frenos. Siempre que se dé alguna de estas situaciones, lo recomendable es revisar el sistema de frenado y verificar que las ruedas siguen en buen estado.

7. Desgaste irregular de la banda de rodamiento.

Si el desgaste es, en cambio, de forma irregular, este puede indicar que falla el sistema ABS o que los frenos se bloquean. Una llanta excéntrica o deformada por culpa de un golpe también es una causa de un desgaste irregular. Aquí es importante equilibrar la rueda, revisar las llantas, los parámetros de alineado y el sistema de suspensión.

8. Abombamiento del flanco

Que salga un «huevo» en el flanco del neumático significa que se dio un fuerte golpe, normalmente contra un bordillo o un bache. Esto pone en peligro la resistencia estructural de la rueda y lo mejor es cambiarlo.