Borrar
Con la llegada del buen tiempo aumentan los desplazamientos en coche hacia las zonas veraniegas F. P.
Cómo evitar un golpe de calor en el coche ante la llegada de altas temperaturas

Cómo evitar un golpe de calor en el coche ante la llegada de altas temperaturas

Las altas temperaturas afectan negativamente al conductor, al vehículo y a la carretera, pero hay que tener especial cuidado con los niños, personas mayores y mascotas

A. Noguerol 

Viernes, 16 de junio 2023, 13:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tras las lluvias y tormentas de las últimas semanas las previsiones meteorológicas nos avisan de la llegada de altas temperaturas, que en ocasiones pueden superar los 40 grados en algunas zonas de España.

Es tan peligroso que, cuando conducimos con altas temperaturas, el riesgo de sufrir un accidente aumenta más del 20%, ya que, con el calor, aumenta la sensación de fatiga y los reflejos se reducen.

Según la DGT, conducir con 35º C supone que dejamos de percibir entre el 10% y el 20% de la señales de tráfico, lo que hace que se incrementen los errores que cometemos más de un 30%. Este es un dato relevante, ya que las distracciones y los despistes están detrás de casi el 30% de los accidentes de tráfico.

Asimismo, aumenta la agresividad y el nerviosismo, algo negativo cuando conducimos porque a más estrés, mayor riesgo de sufrir un siniestro vial. Pero, el calor no solo afecta a las personas, sino que también puede acabar dañando el asfalto de la carretera, en especial de las más viejas. Por ejemplo, puede producirse un desprendimiento del hormigón o diversas roturas en la calzada, con el consiguiente peligro para la seguridad.

Hay que tener además en cuenta que una temperatura moderada en el exterior del coche de poco más de 20 ºC puede incrementar la temperatura interior hasta superar los 40 ºC. Por eso tenemos que prestar especial atención a los más jóvenes, niños, personas mayores y mascotas. Un menor que permanezca solo en un vehículo durante tan solo 10 minutos seguidos a una temperatura exterior cercana a los 25 grados tiene muchas posibilidades de sufrir un golpe de calor, según los datos de un informe de la Fundación Mapfre y la Asociación Española de Pediatría.

Asó afecta el calor al coche
Asó afecta el calor al coche Mapfre

El efecto lupa de los cristales, las tapicerías oscuras y el calor reconcentrado agravan la situación. Además, cuando el cuerpo humano supera los 42 grados se disparan las posibilidades de sufrir un golpe de calor. Otras consecuencias son la insolación, las quemaduras, hipertermia.

Algunos de los síntomas del golpe de calor son la fiebre, la piel muy caliente, respiración agitada, dolor de cabeza, vómitos… En tal caso lo primero será sacar al pequeño del automóvil (o llamar al 112 para que lo haga si el coche no es nuestro) y bajar su temperatura. Podemos hacerlo sumergiéndole en agua tibia o con compresas frías en la cabeza. Tumbarle en el suelo y levantarle las piernas es recomendable. En caso de estar consciente deberemos darle agua, a ser posible con sales para que se rehidrate correctamente.

Para evitar este tipo de incidentes algunos países como Italia hicieron obligatorio el uso del sistema de alerta de niños en el coche: una alarma que advierte si el conductor se aleja del vehículo y deja a su pequeño dentro de él. Sin embargo, no es el caso de España.

Por otra parte, existen una serie de buenas prácticas para viajar con niños y calor. Entre otros, antes de introducir al niño dentro del coche deberemos comprobar que la temperatura interior es la adecuada. Lo ideal es entre los 21 y 24 grados. Además, si ha estado expuesto al sol resulta conveniente ventilar antes.

El aire acondicionado se convertirá en nuestro aliado. No obstante, el flujo de aire no debería estar dirigido directamente a él. De lo contrario se pueden resecar sus mucosas o irritar el sistema respiratorio. Lo ideal es que viaje con ropa cómoda, holgada y ligera. Contar con una muda adicional por si se marea.

Más información

Para evitar la incidencia directa del sol podemos optar por los parasoles. Otras recomendaciones son evitar salir en horas de tráfico o de mucho calor, comprobar periódicamente su temperatura , descansar cada hora y media para que el bebé pueda moverse, no programar viajes excesivamente largos, llevar agua con nosotros para hidratarle, etcétera.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios