https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Cómo mantener los neumáticos y evitar multas por su mal estado

Nos pueden sancionar con hasta 200 euros si no cumplen determinadas características

A. NOGUEROL El Barco de Ávila

La única conexión que tiene un vehículo con la superficie por la que circula son los neumáticos, una pieza fundamental que brinda seguridad al conductor ante la llegada del mal tiempo o simplemente al cambiar de carril, por lo que su buen cuidado y mantenimiento son esenciales para mantener la seguridad de los que están tanto dentro como fuera del vehículo, pues de ellos dependen también otros elementos como el sensor de presión o el control de tracción. Sin embargo, los conductores no les prestan la atención que merecen, por lo que su mal estado se ha visto implicado en muchos de los accidentes de tráfico.

Además del peligro que supone circular con unos neumáticos desgastados, también podemos recibir una multa si no prestamos atención a su mantenimiento. En concreto, las cuatro características sancionables son el desgaste de los neumáticos y el mal estado con 200 euros de multa, diferencias de modelo en el mismo eje sancionado con 150 euros de multa y la incorrecta homologación, con una multa desde los 90 euros hasta los 120 euros.

Los expertos de Continental explican que lo mejor que podemos hacer para asegurarnos de que nuestras ruedas sean las correctas es visitar a nuestro taller o distribuidor de neumáticos de confianza, pues ellos comprobarán que han montado correctamente los neumáticos y, si es necesario, pedirán repuestos. En caso de tener dudas adicionales sobre su estado, también puedes pedirles consejo y tener una opinión experta sobre el estado de la banda de rodadura y el estado del dibujo, porque, al igual que los laterales, estos no deberían mostrar daños.

No obstante, puedes adoptar una actitud proactiva e incrementar la longevidad de tus neumáticos con el mantenimiento adecuado. Para evitar tener que reemplazar tus neumáticos antes de tiempo, hay que tener en cuenta algunas cosas, como comprobar la presión de los neumáticos de forma regular; comprobar el desgaste del dibujo (1,6 mm es el límite legal); comprobar los neumáticos para identificar cualquier desgaste o daño visible; o tener en cuenta la edad del neumático.

Se recomienda que todos aquellos neumáticos (incluyendo neumáticos de repuesto) fabricados hace más de diez años se inspeccionen por un especialista y en caso necesario deberán sustituirse por otros nuevos.

Seguir esta serie de consejos no solo alargará la vida útil de tus neumáticos, sino que protegerá a los ocupantes del vehículo y a su entorno, además de reducir el consumo de combustible.