https://static.canarias7.es/www/menu/img/motor-desktop.png

Claves para preparar tu coche para los días de lluvia

Las condiciones climatológicas adversas, como la lluvia intensa, se suman a las causas más frecuentes de accidentes

J. BACORELLE Madrid

Tras un periodo tan largo sin precipitaciones importantes, puede que algunos conductores hayan descuidado algunos de los aspectos a tener en cuenta para coger el coche cuando las condiciones meteorológicas cambian.

Es recomendable coger el coche lo menos posible y evitar zonas peligrosas de visibilidad reducida, menor adherencia, túneles, etc., es importante saber cómo conducir ante situaciones de este tipo. Sobre todo porque en siete de cada diez accidentes con mal tiempo, llovía, según la Dirección General de Tráfico (DGT).

En primer lugar deberemos tener en cuenta que si tenemos el parabrisas sucio por las salpicaduras de agua, barro y grasa, cuando ponga en funcionamiento las escobillas se puede formar una capa sucia que impedirá la visibilidad. Y si no tomamos precauciones para que no se empañen los cristales, podemos quedarnos drásticamente sin visión del exterior.

Asimismo, las primeras gotas, al mezclarse con el polvo y la grasa del asfalto, harán que la adherencia sea crítica, pero mejorará algo si sigue lloviendo, haciéndose más uniforme. Cuanto mayor sea el agua acumulada en el firme, las distancias de frenado se alargarán. Pero cuidado, porque si llueve torrencialmente o existen «bañeras» en la carretera, el coche puede hacer aquaplaning y patinar sin dirección. Además, al circular por zonas con balsas de agua, la humedad podría afectar a las pastillas y a la eficacia de los frenos.

Para mejorar la visibilidad, la DGT recomienda que encendamos el alumbrado de carretera para hacernos más visibles a los demás; incluso el de antiniebla trasero si la lluvia es muy intensa y los coches levantan una cortina densa de agua. Evitaremos las salpicaduras aumentando la distancia de seguridad; y cuando activemos el limpiaparabrisas, es recomendable hacerlo con abundante líquido. Antes de arrancar, limpiar todos los elementos del coche que nos permiten ver (parabrisas, espejos y faros) y ser visto (intermitentes9y la totalidad del sistema de alumbrado. Y para evitar el empañamiento, activaremos toda la potencia del climatizador o del aire acondicionado dirigiendo el chorro hacia los cristales; una bayeta puede ser un buen complemento.

Como las precipitaciones pueden extenderse los próximos días, los expertos de Oscaro nos ofrecen una serie de consejos para una conducción más segura bajo la lluvia.

Revisa que tus neumáticos se encuentren en buen estado

Los vehículos se mantienen constantemente en contacto con el asfalto gracias a los neumáticos, por eso, es importante realizar revisiones periódicas para estar al tanto sobre su estado. El factor más importante a tener en cuenta es la profundidad del dibujo del neumático. La profundidad mínima de la rueda es de 1,6mm, aunque para comprometer la evacuación efectiva de agua por los canales debe situarse por encima de los 3mm.

Mantener los neumáticos hinchados a la presión adecuada, ya que si la presión se encuentra por debajo el dibujo de la banda de rodadura se podrá deformar más de lo conveniente reduciendo la efectividad a la hora de evacuar el agua por los canales de drenaje.

No descuides los frenos

La efectividad de los frenos puede disminuir mucho en situación de lluvia y hacer que las frenadas se alarguen considerablemente al estar la calzada más deslizante, por eso, es importante cuidar los frenos para tener un tacto apropiado del pedal. De esta forma, obligará a actuar correctamente el sistema antibloqueo de frenos (ABS), y no bloquear las ruedas.

Por otro lado, vigilar que la presión del circuito de frenado, la presión, las pastillas y los discos estén en condiciones para que la seguridad no se vea alterada.

Presta atención al estado de los amortiguadores

Los amortiguadores son otro de los elementos esenciales del coche que tenemos que cuidar para conducir con seguridad cuando las condiciones climatológicas no son las adecuadas. Los amortiguadores controlan los movimientos del vehículo y permiten mantener los ejes delanteros y traseros sin pérdidas de adherencia.

Si los amortiguadores se encuentran en mal estado provocarían una fijación insuficiente, evitando los movimientos verticales y laterales que puedan modificar la trazada e impidiendo las reacciones ante cualquier movimiento.

Evita que los cristales se empañen

La lluvia provoca que haya mayor humedad en el habitáculo y que muchas veces los cristales lleguen a empañarse, incluso de manera muy rápida. Es importante que la visibilidad no se reduzca para evitar situaciones de riesgo, para ello el sistema de climatización tiene que funcionar correctamente para que se elimine el vaho con los difusores de aire. En caso de que se produzca una de estas situaciones, es recomendable también activar el aire acondicionado y situar la temperatura del coche entre los 20ºC y los 21ºC para recuperar la visibilidad en los cristales. Ciertos limpiadores antivaho pueden ayudar a que estos episodios se reduzcan.

Prepara tus limpiaparabrisas

Los días de lluvias la visibilidad se reduce, es por ello por lo que los limpiaparabrisas tienen que encontrarse en buen estado. Es necesario prestar atención a las gomas, ya que se resecan muy rápido y pierden efectividad, lo que reduciría la capacidad de barrido. Por otro lado, es importante asegurarse que el nivel de líquido del depósito del limpiaparabrisas debe ser el correcto, incluyendo el líquido anticongelante, ya que después de largos periodos sin usarse puede que no estén listos para el momento de su uso.

No te olvides de las luces, para ser visto por los demás conductores. Aunque sea de día, activa las luces de cruce tanto para ver como para ser vistos en caso de que las precipitaciones sean muy elevadas.